Compartir
Publicidad
Una casa funcional pensada al detalle para soportar el ajetreo familiar
Casas

Una casa funcional pensada al detalle para soportar el ajetreo familiar

Publicidad
Publicidad

Las casas hay que diseñarlas para que se adapten a las necesidades de sus moradores, y cuando se hace una rehabilitación, todavía más si cabe.Esto es lo que ha sucedido en esta vivienda unifamiliar que ha sufrido una rehabilitación integral y que está situada en Madrid, y más concretamente, en La Moraleja.

Los propietarios, una familia joven con tres niños, querían una casa funcional y que estuviese perfectamente adaptada al ajetro y a las necesidades de los más pequeños de la casa. La casa, consta de una planta baja, una primera planta y una pequeña buhardilla, además de una zona de jardín.

Hall

Además de conseguir que la casa fuera funcional, la reforma se centró en crear espacios diáfanos y luminosos con abundancia de luz natural aprovechando al máximo cada espacio, instalando mobiliario creado a medida y mucha madera por toda la vivienda.

Casa en La Moraleja

Así, en la planta baja, en la que se disponen los espacios comunes, se generó un único y gran espacio que articula la vida familiar creando distintos ambientes que hacen las veces de hall, salones y comedor que rodean la pieza clave situada en el centro.

Bodega

Esta pieza central es una burbuja con diferentes usos en cuyo interior encontramos un armario para el recibidor, una alacena para el comedor, o una bodega.

Casa en La Moraleja

En la planta primera de la casa se disponen los cuatro dormitorios con sus cuatro cuartos de baño. En esta zona de la casa, el objetivo de la reforma era crear espacios amplios y luminosos que tuvieran mucho espacio de almacenaje, una necesidad imperiosa en cualquier hogar.

Aseo

En esta planta destacan especialmente los baños de los niños, formados por unas cápsulas, que son unas membranas continuas por dentro y por fuera diseñadas gracias a un sistema constructivo que permite crear una superficie continua que no tiene juntas y con forma curva que permite construir un espacio dinámico y totalmente personalizado.

Atico

Por último, y rematando la vivienda, encontramos la buhardilla, un espacio que está separado del resto de la casa mediante un sistema de lamas que permite variar la privacidad del despacho dependiendo de las necesidades de cada momento y que permite la iluminación natural de las escaleras y de hall de la planta baja.

Más información | Estudio Mecanismo Fotografías | Javi Bravo
En Decoesfera | Casas diferentes: un cottage con forma de pirámide en Islandia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio