Publicidad

Una casa en pleno Madrid con exótico sabor marroquí
Casas

Una casa en pleno Madrid con exótico sabor marroquí

Publicidad

Publicidad

Uno de mis Blogs de cabecera es el que escribe la interiorista Sonsoles de la Vega, Con sabor a vintage, que en esta ocasión se une con el arquitecto Germán de Castro Gosnell en la reforma de este piso madrileño.

La original y bohemia decoración de esta casa reflejan la historia y personalidad de su propietaria, una francesa nacida en Africa y que vivió en un velero hasta los 12 años. Como comprenderéis un espíritu inquieto fuera de lo corriente que necesitaba una casa a su medida.

Sossoles Flamencos

Una reforma de las que me gustan, de las que demuestran que un buen arquitecto saca de donde no hay, o mejor dicho, nos muestra los espacios ocultos que tienen los inmuebles antiguos, donde se despediciaban los metros, que tanta falta hacen hoy, donde el mayor lujo es el espacio.

Sonsoles Detalles

La mezcla de estilos refleja la personalidad aventurera de la propietaria. La presencia de muebles antiguos se debe a su madre, que estudió Bellas Artes en París. Asímismo, podemos observar que hay muchas cosas de Tanger, ciudad dónde la propietaria vivió también. Un interiorismo basado en la fusión y en los recuerdos, ya que es una amante de los mercadillos, cada pieza tiene su historia y sentido, nada está puesto al azar y son piezas únicas.

Sonsoles Detalle

El piso, de apenas 80 metros cuadrados está situado en un edificio madrileño de los años 50. Se encontraba en mal estado y con una distribución muy compartimentada, lo que hacía indispensable una reforma integral. Contando con un presupuesto muy ajustado, Germán de Castro propuso eliminar tabiques consiguiendo un espacio más abierto y luminoso.

Sonsoles Cocina

La distribución se ha modernizado, adaptándola al estilo de vida de la propietaria. La nueva cocina se abre a un espacio diáfano multiusos mediante una barra y se eliminan las carpinterías en los pasos de los espacios principales.

Como todas las casas de la época, la vivienda contaba con el clásico pasillo, que se ha articulado con un cambio de luces y color para reducir su longitud aparente. Los diferentes espacios estrechos y de pequeño tamaño se han unido para dar lugar a un amplio dormitorio principal con vestidor y baño incorporados, dejando un despacho a la entrada, que sirve como dormitorio de invitados.

Sonsoles Dormitorio

También debían renovarse todas las instalaciones y se han dispuesto splits para el aire acondicionado, ocultando todos los conductos, eliminando mochetas de calefacción y bajantes antiguas, tras cambiar todas las carpinterías por otras nuevas de hoja oculta, con óptimas propiedades energéticas.

Sonsoles Despacho

El suelo era otro de los caballos de batalla de la reforma así que se decidió solar el conjunto con una tarima de roble envejecida y cepillada a mano. Los dos baños y la cocina se han terminado parcialmente en gres porcelánico imitando piedra arenisca y pintura blanca, tono que predomina en toda la vivienda, a excepción de unos toques de color, que destacan ganando protagonismo.

Sonsoles Pasillo

Desde luego Rampart Building & Management, de la mano del arquitecto Germán de Castro ha conseguido darle un nuevo aire con los recursos justos, para no disparar el presupuesto y los recuerdos familiares de la propietaria y el buen hacer de Sonsoles de la Vega han conseguido darle ese aire cálido de las viviendas con solera y el exotismo del sabor marroquí.

Más información | Sonsoles de la Vega, Germán de Castro Gosnell

Imágenes | Yael Portabales

En Decoesfera | Mis rincones favoritos, un porche con sabor a vintage

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir