Compartir
Publicidad

Puertas abiertas: el apartamento de Swissmiss en Brooklyn (ii)

Puertas abiertas: el apartamento de Swissmiss en Brooklyn (ii)
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El otro día os enseñé la primera parte del apartamento de Swissmiss en Brooklyn, en la que vimos un luminoso salón y una cocina decorada con un estilo que recuerda al space age de los 60. Hoy os voy a enseñar el resto de la casa, que incluye dos dormitorio, una pequeña zona de trabajo, un vestidor y una gran baño.

Al dormitorio principal se accede desde el salón, y en él podemos observar que de nuevo la decoración está compuesta básicamente de luz, complementada con una gran cama, una girafa también enorme y una niña preciosa sonriendo sobre la cama.

Swissmiss - dormitorio

También podemos ver unas pequeñas mesitas de noche en madera, sobre las que se levantan dos lámparas de noche con un ligero toque retro que hace juego con los armarios de la cocina. También hay una gran alfombra que sobresale de debajo la cama, y en la que tienen un pequeño criadero de ácaros --broma de alérgico--.

En la esquina opuesta, tras la puerta al abrirla, hay un pequeño espacio de trabajo muy bien resuelto. Por la pared de la izquierda podemos acceder al vestidor y a través de este, al baño de la habitación principal.

Swissmiss - oficina

Como decía, el espacio de trabajo es bastante pequeño, por no decir minúsculo, pero a pesar de ello resulta muy acogedor y agradable.

La mesa es lo suficientemente amplia como para colocar un ordenador mediano y un teclado, hay un póster inspirador justo enfrente y está situado en un rincón que permite a uno alejarse del mundanal ruido para concentrarse en lo que esta haciendo.

La única pega que le veo es el taburete que hace las veces de silla de oficina. Puede que quede precioso y sea poco invasivo visualmente, pero tiene que ser la cosa más incómoda del mundo para trabajar. Como tengas que pasar muchas horas delante del ordenador, te levantas con una joroba que te contratan en Notre Dame ipso facto.

Swissmiss - baño

Si pasamos al baño cruzando el vestidor, nos encontramos con la agradable sorpresa de que ambos son enormes, especialmente el baño, que cuenta con una bañera, una ducha independiente, dos senos y un montón de sitio para asearse cómodamente todos los días.

Tal vez el color de los azulejos sea un poco anodino y en general falta alguna nota de color o contraste, lo que desluce un poco el lavabo, que es precioso, pero vamos, nada que no se pueda solucionar con toallas de colores o una alfombra de baño llamativa.

Por último, para finalizar nuestra visita al apartamento de Swissmiss en Brooklyn, entramos en la habitación de los niños, que son el motivo por el cual se mudan, ya que tienen dos y se les queda un poco pequeña.

Swissmiss - habitación niños

Al igual que el resto de la casa, la luz entra a borbotones por la ventana, convirtiendo esta pequeña habitación en un lugar muy alegre en el que los juguetes y los libros infantiles son los protagonistas con sus colores llamativos y sus formas tan conceptuales.

El resto se reduce a una litera --que juraría que es de Ikea--, un gran mueble de almacenaje de plástico semitransparente en el que están ordenados los libros y los juguetes y una alfombra en la que los niños pueden jugar tranquilamente sin coger frío ni lastimar sus pequeñas rodillas.

Si os ha gustado este apartamento alegre y luminoso y vivís o queréis vivir en Brooklyn, sabed que está a la venta por "solo" medio millón de euros --negociables, eso sí--, supongo que no con la decoración actual, pero sí con la maravillosa luz del mediodía que entra por sus ventanas.

Vía | Swissmiss Más información | Elliman Real Estate En Decoesfera | Puertas abiertas: el apartamento de Swissmiss en Broolyn (ii)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos