Compartir
Publicidad

Casas poco convencionales: una casa flotante en Berlín

Casas poco convencionales: una casa flotante en Berlín
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siempre me han llamado la atención las viviendas alejadas de las convenciones, casas diferentes ubicadas en espacios poco comunes. Hoy os enseño esta casa flotante que descansa en las aguas de Tiergarten Park.

El Odin, que mide 30 por 4,5 metros, fue utilizado para transportar grano y grava hasta 1994, año en que fue retirado del servicio. El escultor Brad Hwang lo alquiló en un principio para comprarlo más tarde, pasando a ser propietario de una forma de vida singular. Con grandes dosis de maestría y el trabajo de sus manos fue convirtiendo el que fuera un viejo casco oxidado en un hogar para su familia.

Con la idea de conservar el carácter histórico del Odin, Hwang instaló una estructura de metal y cristal desmontable en la zona central de la barcaza. En ella se encuentran la cocina, el comedor y un trastero. En palabras de Brad: "Hubiera sido una pena poner un techo permanente, aunque hubiera resultado una solución más eficaz."

casa flotante

Lo que hoy es una zona de juegos para Joy y Lucy-Montana, los pequeños de la casa, antiguamente era la zona en la que se almacenaban el grano y la grava durante su transporte.

Hwang ha sabido crear una atmósfera serena y acogedora para sus pequeños. El tejado de cristal con persianas practicables aporta grandes dosis de magia, sobre todo por las noches. La gran casa de muñecas parece estar ahí para recordar los hogares clásicos, pegados al suelo.

casa flotante

La cocina y el comedor están unidos, como no podía ser menos en un espacio limitado. A los lados podemos ver unas butacas plegables que parecen sacadas de una sala de cine, una buena idea para dejar espacio libre para el paso mientras no se usan. Sobre la mesa vemos un curioso extractor-ventilador, perfecto para cocinar en teppanyaki.

La iluminación cenital, como ya vimos en la sala de juegos, inunda de luz esta habitación durante el día, dando paso a las estrellas cuando el sol se esconde.

casa flotante

Quizá los dormitorios son la parte más funcional de la casa. En ellos no se ha buscado acertar con la decoración. Parece un espacio destinado estrictamente al descanso, buscando cualquier hueco para almacenar la ropa y demás enseres. Los niños cuentan con unas literas que como en la cama de sus padres, llevan adosados unos estantes para almacenar sus prendas.

casa flotante

La cubierta se ve convertida en un pequeño jardín gracias a las macetas en las que Elli, la compañera de Brad, cultiva sus plantas.

Mientras para el propietario vivir en esta lancha es como vivir en una película de Fellini, para su esposa no lo es tanto, ya que esta forma de vida tiene sus inconvenientes: los turistas a veces se ven con derecho a pasear por cubierta y los ratones del parque protagonizan su particular noche de Halloween en busca de alimento.

Son al menos unas veinte las barcazas que comparten las aguas del Tiergarten Park, formando una pequeña comunidad que vive en contacto con la naturaleza, aunque no tanto con el suelo.

Más información | The New York Thimes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos