Este es el truco de los hoteles para dejar la mampara de la ducha impoluta y sin esfuerzo

Un ingrediente muy habitual en los hogares y tres sencillos pasos son el secreto

Front View Hand Cleaning Bathroom Glass
Sin comentarios Facebook Twitter Flipboard E-mail

Una de las mejores sensaciones de ir de hotel es la sensación de que todo está inmaculado: desde la cama (bien hecha y planchada) hasta el baño, donde no hay ni una gota de cal incrustada.

Ese nivel de limpieza es incluso es difícil de alcanzar en casa, puesto que en los hogares se deja pasar mucho más tiempo entre limpieza y limpieza que en una habitación de hotel con constante circulación de huéspedes.

Además, este tipo de establecimientos usan trucos muy eficientes para la limpieza de sus estancias, como las que aplican en las mamparas de baño o en la aspiración de los suelos.

Superficie de gérmenes

Las mamparas son una fuente de acumulación de gérmenes que conviene tener lo más higienizadas posible, así que no es en vano que se trata de una de las zonas diana para quienes se encargan de su limpieza y mantenimiento. El objetivo es que no quede ni un desagradable pelo.

Aunque es cierto que es necesario limpiar toda la habitación entre huésped y huésped, la mampara es uno de esos lugares en los que se evidencia el paso de una sola ducha, pues los restos incrustados en ella revelan cualquier mínimo uso.

Pexels Curtis Adams 8583755

De hecho, esta estructura dispuesta para evitar que el agua salga de la bañera tiene que limpiarse prácticamente después de cada uso, algo que tampoco es muy habitual hacer en casa.

El ingrediente que todos tenemos

Más allá de los productos específicos antical y de limpieza de baño, uno de los trucos que se usan en esta superficie es el uso de un ingrediente más que común en los hogares como es el bicarbonato de sodio, una versátil solución que haremos muy bien en tenerlo como aliado de la limpieza.

Una buena solución es mezclar agua caliente con bicarbonato de sodio y vinagre blanco para diluir esa suciedad acumulada y desincrustar los restos de cal pegada por todo el vidrio.

Tres pasos

En primer lugar, hay que mezclar bicarbonato con vinagre hasta crear una especie de pasta, con una textura rugosa, que tendrá un gran poder limpiador y actuará también como scrub.

Esta mezcla, hay que dejarla actuar durante unos 15 minutos para después pasar por encima un cepillo de dientes con agua caliente, que termine de despegar la cal y la suciedad.

Finalmente, hay que aclarar todas las partes con con agua caliente para eliminar los restos de producto y dejar la mampara brillante, como si fuera nueva, como la que encontramos en las habitaciones de hotel.

Foto | Freepik y Curtis Adams/Pexels.

En Decoesfera |  La asombrosa reforma integral de un cuarto de baño que se llena de luz y se vuelve accesible

En Decoesfera |  Así gana espacio en una ducha pequeña Anna Padilla para todos sus champús, esponjas y producto de belleza

Inicio