Compartir
Publicidad

No me llames diseñador, llámame Ingeniero de la Gestalt

No me llames diseñador, llámame Ingeniero de la Gestalt
Guardar
6 Comentarios
Publicidad

Estoy preocupado por la devaluación de la palabra “diseño”. Ahora me siento de alguna manera avergonzado de que me llamen diseñador. De hecho, prefiero el termino alemán, Gestalt-Ingenieur (Ingeniero de la Gestalt). Apple y Vitsoe son dos de las pocas empresas que tratan el diseño de forma seria en todos los ámbitos de su negocio. Entienden que “diseño” no es solo un adjetivo que colocar delante del nombre del producto para, de alguna manera, aumentar su valor artificialmente. Cada vez menos gente parece entender que el diseño es una profesión seria; y para nuestro bienestar futuro necesitamos más empresas que se tomen la profesión en serio.

Así de claro se expresó Dieter Rams en esta cita que he extraído de un artículo del The Telegraph y que me parece perfecta para clamar al cielo e intentar hacer entender al mundo que el diseño no es solo algo bonito, es algo que abarca infinidad de disciplinas que el diseñador, o mejor, el Ingeniero de la Gestalt, debe conocer y utilizar para que el producto final no sólo sea aparentemente bello, sino que respire belleza en cada detalle técnico, en su geometría, en su fabricación y en su funcionamiento.

El diseño no son solo líneas, colores y superficies. Incluso podría decir que no es nada de eso. El diseño es la respuesta a al menos tres necesidades, de las que ya hablé en la exposición de Ikea sobre diseño democrático: Belleza, Firmeza (ejecución, técnica), y Utilidad. Para mi, sólo cuando un objeto logra responder a las tres de forma sencilla y elegante, cuando nuestra mente se sorprende tanto por su aspecto como por cada detalle y solución empleada, por muy pequeña que sea, entonces podemos hablar de verdadero diseño.

Vía | Swissmiss
Imagen | Vitsoe
En Decoesfera | La sencillez según Paul Graham

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos