Compartir
Publicidad

El comodín de la arpillera, la hermana fea se convierte en protagonista de la decoración

El comodín de la arpillera, la hermana fea se convierte en protagonista de la decoración
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me encanta la arpillera. Nunca imaginamos que esta tela burda, utilizada para hacer sacos de carbón (y bueno de muchas cosas más) sería la protagonista de tantas decoraciones y la utilizaríamos en los salones más glamurosos y en las fiestas más elegantes. La arpillera tiene un encanto natural que la hace atractiva a los ojos del amante de la decoración del siglo XXI.

Se combina con sedas y linos y en la mesa con los más finos platos de porcelana y el cristal mejor tallado, como con servilletas de papel o vidrio basto. La hemos visto en camas, cortinas, tapicerías y un largo etc y está claro que le ha ganado la batalla a los algodones egipcios, las sedas orientales y los linos ingleses.Pero ¿qué tiene la arpillera que nos ha conquistado el corazón?

arpillera-calcetines.jpg

Podría dar mil razones y la económica no es una de ellas, ya que su precio ha aumentado según aumentaba su popularidad. Nos gusta lisa, con rayas y si lleva un sello estampado de alguna antigua fábrica se pagan dinerales por ella. Además el embrujo es internacional, desde Norteamérica al París más sofisticado, desde el diseño italiano hasta nuestra castiza piel de toro, todos los interioristas y diseñadores tienen su puntito de amor a la arpillera.

arpillera-cama.jpg

Como el corazón no entiende de lógica ni de razones, os dejo con un montón de ideas, que podéis hacer vosotros mismos o comprar hechas (no tendréis probrlmas para encontrarlos). La tela de saco, la arpillera se ha convertido en un comodín, la hermana fea de los textiles se ha convertido en protagonista de la decoración.

Imágenes | Eye for Design

En Decoesfera | Un sofá de terciopelo dorado, ni viejuno ni anticuado

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio