Compartir
Publicidad

Salones difíciles: Una columna central

Salones difíciles: Una columna central
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El salón es una de las partes más importantes de nuestra casa y su distribución es clave para conseguir comodidad, espacio y usabilidad.

Muchas veces la forma de la habitación destinada a este rincón es irregular o tiene elementos fijos como puertas, multiples ventanas o aberturas al exterior o columnas en medio que dificultan que podamos distribuir el mobiliario de la forma que tenemos pensada, haciéndonos por un lado modificar nuestras ideas y por el otro quedarnos muchas veces con un salón no tan cómodo como habríamos deseado.

Son precisamente estas últimas, las columnas, el elemento arquitectónico más habitual en nuestro salón, ¿por qué? pues porque muchos de nostros hemos optado por unir salón y comedor, y aunque hayamos retirado el tabique siempre queda la columna, en las casas antiguas tambíen es muy habitual, y en apartamentos remodelados a estilo contemporáneo en lo que poco se ha podido hacer con la arquitectura.

Sin embargo una columna no tiene por qué ser un inconveniente si la aprovechamos bien, de hecho podemos sacarle algo de partido, por ejemplo para crear librerías, separar un ríncon de intimidad en el salón o separar ambientes:

A. Una columna dentro de la pared: Si tenemos una única columna pegada a la pared podemos tratarla como si fuera un defecto normal, utilizándola para hacer una librería, tendiendo unas baldas desde la columna a la pared.

B. Si tenemos la columna cerca de la pared podemos aprovecharla también, en este caso podemos utilizarla para crear un armario en pladur, e integrarla en su interior, un pequeño baño, o el rincón clave, la biblioteca.

C. Una columna central: Este es el caso que resulta más complicado, si nuestro salón es pequeño poco podemos hacer, salvo pintarla del mismo color que la pared y decorarla para aligerar su peso visual, pero si se trata de un salón amplio podemos utilizar la columna para separar ambientes, por ejemplo entre salón y comedor, o entre biblioteca y salón, o sala de tele y comedor.

Para ello puedes aprovechar otros muebles y objetos decorativos, como enmarcar cada una de las zonas con alfombras, colocar el respaldo de un sillón en la columna reforzando el efecto de separación del ambiente, o utilizando una decoración distinta para cada uno de los rincones.

De esta manera conseguiremos si no disimular totalmente la columna al menos hacerla útil y conseguir que su peso quede reducido al máximo.

D. ¿Y si hay múltiples columnas? En este caso es más difícil, podemos disimular al menos una con los consejos anteriores y las otras decorarlas para disminuir su peso, ya que a no ser que tengamos un salón muy grande es raro que tengamos en nuestro salón más de 3 ambientes.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos