Compartir
Publicidad
Publicidad

Consigue el look: Una casa en la Toscana

Consigue el look: Una casa en la Toscana
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos hemos visto esos paisajes toscanos, con las colinas y los cipreses, con las pequeñas villas en mitad del bosque y es posible que alguno de vosotros haya fantaseado alguna vez con irse a vivir a la Toscana italiana, donde los días transcurren plácidos en mitad de la tranquilidad. Si, al igual que yo, no os podéis permitir una villa toscana, hoy os traigo unas cuantas ideas que podrán transformar vuestra casa en la perfecta casa toscana, o al menos una parte de ella.

En primer lugar, prestad atención a las paredes. Las villas toscanas son antiguas, muchas de ellas pertenecieron a los Médici y datan, por lo tanto, del renacimiento. Para lograr un efecto similar, os recomiendo que os libréis lo antes posible del gotelé y que cubráis las paredes con pintura de color ocre (o color Siena, que precisamente está en mitad de la Toscana). Ese color ocre dará a vuestra casa una atmósfera cálida y acogedora, por lo que vuestros invitados no querrán marcharse de ella.

Los complementos que vayáis a poner en el interior serán de estilo rústico pero refinados. Los toscanos no son gente de campo, sino cazadores o terratenientes que viven en mitad de un bosque lleno de fauna y que les proporciona lo que necesitan para disfrutar de la vida. Usaremos para decorar la casa materiales naturales como mármol (de Carrara, of course), madera, mimbre y cerámica. Intentad evitar los tejidos acrílicos y decantáos por la lana o el algodón. Los suelos están hechos en su mayoría de terracota, y actualmente en el mercado hay bastantes opciones que la imitan a la perfección pero que son más fáciles de limpiar y conservar.

Los muebles del interior de las casas toscanas son antigüedades que han permanecido en la familia durante generaciones. Es importante mantener el ambiente antiguo, empleando para ello muebles pesados, grandes; para ello podéis reciclar aquella cómoda de la abuela que nadie sabe dónde ponerla o recuperar esos muebles que había en tu casa cuando eras pequeño. No todos podemos permitirnos adquirir auténticas antigüedades en Florencia, pero por ello no tenemos que renunciar al auténtico estilo italiano.

Una de las partes más importantes de la casa en la vida de los toscanos (y me atrevería a decir de todos los italianos) es la cocina. En la Toscana, las cocinas son contundentes, amplias, para dar espacio a la nonna (la abuela) para que prepare la mejor pasta fresca. Si queréis mantener el estilo en todo el hogar, lo mejor es que echéis mano de unos fogones vintage, con unas ollas oscuras y a ser posible con complementos de forja. Si tenéis espacio, instalad una gran mesa, que será el centro de las reuniones familiares en torno a una pizza con el mejor vino de Chianti. En las paredes, poned aparadores con puertas transparentes para que se pueda ver vuestra mejor vajilla, de loza a ser posible.

Los dormitorios son sencillos. Tan sólo una cama y una silla son los muebles indispensables para los toscanos. La cama será también antigua aunque si no puede ser, una cama de forja cumplirá a la perfección su papel. En muchas de las casas de la Toscana podemos encontrar en el muro frescos pintados por las anteriores generaciones que hayan vivido en la casa. Las cortinas de gasa terminarán el conjunto dándole un aire romántico.

Imágenes vía | Agriturismo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos