Compartir
Publicidad
Publicidad

Un resort de iglús en Suiza

Un resort de iglús en Suiza
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque estos días ha hecho un tiempo muy primaveral en casi todo el país, aún estamos en plena temporada de esqui, y si hay un sitio en el mundo perfecto para esquiar seguro que está en los Alpes, como este precioso resort de iglús en Suiza, que incluso tiene sus pistas de esquí privadas.

Whitepod, que es como se llama este complejo, está situado a 1500m de altura sobre las laderas cercanas a Les Cerniers, en pleno corazón de los Alpes suizos. Lo más destacable, además de los 7 kilómetros de pistas, son los 15 iglús en los que se puede pasar la noche en medio de la montaña, rodeado de unas vistas envidiables.

Pero no os quedéis fuera, pasad dentro al calor de la estufa, que de las vistas también se puede disfrutar a cobijo del frío.

Resort iglús - interior

Lo primero que sorprende al entrar es lo luminoso que es el iglú. Eso se debe a que en realidad no es un iglú al uso, de esos construidos con bloques de hielo y nieve, sino pequeñas y ligeras tiendas de campaña con forma de cúpula, que permiten la apertura de un gran ventanal por donde entra la luz a raudales.

Además, cada unidad está dispuesta sobre una plataforma de madera, que le da una posición privilegiada, con un balcón que domina la ladera, y además de paso la separa del frío suelo, mejorando el aislamiento térmico y promoviendo el ahorro energético.

Como es lógico, la decoración del interior tiene un marcado toque alpino que contrasta con la estructura, que se ve desde el interior y le confiere un aire un tanto espacial, como si estuviéramos en una película futurista de los años 70, aunque bien podría ser el nido de amor de James Bond.

Resort iglús - interior 2

A pesar de ello, la decoración es acogedora, me gustan mucho algunos detalles como la estufa de hierro fundido o los esquíes que hay colgados sobre el cabecero de la cama, que a la vez es el pequeño tabique que separa la habitación del cuarto de baño, del que desafortunadamente no he conseguido imágenes.

Resulta interesante la forma que hay de entrar a la pequeña tienda. No hay una puerta al uso ni siquiera el típico tubo abovedado de los clásicos inglúes.

En este caso la entrada es muy similar a las tiendas de campaña, con su cremallera y todo, y que hace que desde fuera parezca media esfera perfecta, sin orificio alguno salvo el gran ventanal, que a su vez realza ese aspecto espacial del que hablaba antes.

Resort iglús - detalles 4

Además de todo esto, al estar hecho de tela, la luz se filtra a través de las paredes, convirtiendo al iglú en una pequeña bombillita en medio de la noche. Debe de ser cuando menos curioso ver este resort de iglús en Suiza desde el aire y por la noche, porque de día ya resulta un tanto extraño.

Os dejo con una pequeña galería de imágenes para que podáis valorar si os apetece ir a pasar una noche allí, aunque debéis tener en cuenta que la broma cuesta 300 euros entre semana y más de 400 los fines de semana, pistas privadas de esquí y spa incluidos, eso sí.

Vía | Toxel
Más información | Whitepod
En Decoesfera | Casas poco convencionales: una cabaña en medio de la nieve

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos