Publicidad

Puertas abiertas: una habitación para la música

Puertas abiertas: una habitación para la música
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

Sé que muchos de nuestros lectores son melómanos convencidos. A unos les gusta lo clásico mientras que otros son más rockeros, e incluso hay algún amante del punk. Estoy segura de que a todos ellos les va a encantar esta habitación que os traigo hoy en la que su dueño se dedica a tocar música y a escucharla.

Lo primero que se ve en este cuarto nada más entrar es el gran escritorio que ocupa todo un tabique. Con la mesa en negro, contrasta a la perfección con la pared que tenéis a la derecha, blanca con rayas (¿tal vez intentando emular a un pentagrama?) en la que se exponen las guitarras. Observad cómo han forrado la pared del centro con corcho, para mejorar la acústica del cuarto y cómo se ha decorado la mesa con objetos más típicos de una sala de estar que de un estudio, con varias lámparas de mesa y jarrones minimalistas. Me gusta especialmente el magnetófono que prácticamente se sale de la imagen porque le da un aire retro muy interesante.

Otra vista de la habitación de la música.

Sobre estas líneas tenéis otra manera de ver la habitación anterior, pero justo desde el lado contrario. Este tabique está dedicado a la organización de vinilos (colocados casi como en las tiendas) y se ha hecho un mueble a medida para meter los ecualizadores. Me encanta el detalle del pequeño iPod, ya que le da un aire cercano y refleja bien la evolución de la música.

No obstante, podéis ver sobre los vinilos el tocadiscos con el que seguro que pasarán muy buenos ratos lejos de los MP3. Otro detalle encantador es la butaca que tenéis al lado que no es muy cómoda para tocar la guitarra pero sí para escuchar buena música (lo que no sé es si lo de los pelos que hay encima de la butaca es una manta o un cojín).

La habitación anterior desde otra perspectiva.

En esta vista se aprecia mucho mejor el trabajo de iluminación bajo el mueble que aporta una luz suave e indirecta, perfecta para hacer más acogedora la atmósfera nocturna. Vemos también la alfombra llena de pelos que amortiguará los sonidos y el revistero que completa la estancia.

A mí este es uno de los cuartos que he enseñado que más me ha gustado, porque es una estancia que no solemos ver por aquí, ya que por lo general somos más clásicos de la estructura "dormitorio, cocina, baño, salón". ¿Qué os ha parecido? ¿Pondríais o quitaríais algo?

Imágenes vía | Modernica En Decoesfera | Puertas abiertas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir