Compartir
Publicidad

Antes y después: la entrada de la casa de Rocío

Antes y después: la entrada de la casa de Rocío
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A Rocío ya la conocemos en Decoesfera, aparte de ser lectora habitual ha protagonizado la imagen de una de nuestras semanas decorativas con una de sus obras, una preciosa lámpara que hizo para su sobrina Nora. Hoy volvemos a visitar su blog para compartir con todos el trabajo que ella y Carlos han realizado justo en la entrada de su casa que, como podemos apreciar, presentaba algunos problemillas estéticos.

Y es que al abrir la puerta lo primero que nos encontrábamos eran dos hermosísimas tapas de electricidad a la altura de los ojos. Digo encontrábamos porque, aunque siguen ahí, ellos han sabido encontrar una ingeniosa solución para ocultarlas.

Por una parte Rocío contaba con un cuadro muy especial, que ella misma había pintado hace algunos años y al que estaba buscando un sitio para lucirlo. El sitio ideal podría ser precisamente la entrada, pero claro, con él sólo se podría ocultar una de las tapas, así que habría que idear algo que abarcase todo.

cuadro de rocío

lamas tundra

Después de varias ocurrencias que no terminaban de convencerles, un día que estaban dando su habitual paseo por Ikea, en la sección de Oportunidades se les encendió la bombilla. Compraron tres tablas del suelo de madera Tundra en color roble, por las que tan solo pagaron 1,50 euros.

El siguiente paso era montar las tablas sobre una base que les sirviera de soporte, así que como era algo que no se iba a ver, utilizaron un panel de madera de un pallet que encontraron tirado en un contenedor. A continuación pasaron a enmarcar el cuadro, para lo que emplearon unas lamas de unas persianas venecianas que les habían sobrado del salón. Las cortaron a la medida adecuada y, como eran de color abedul, las pintaron de negro con un spray para que destacaran.

Después: recibidor de Rocío

Y aquí tenéis el resultado final. El panel no sólo oculta las antiestéticas tapas sino que constituye un fondo perfecto para el cuadro, que de esta manera toma mucho más protagonismo. El conjunto se complementa a la perfección con la bola blanca que descansa sobre la balda, que no es sino la maqueta de una de las lámparas de Rocío, y con el perchero Grundtal de Ikea que aquí hace las veces de práctico colgador para dejar los bolsos cuando llegas a casa.

Enhorabuena Rocío y Carlos, un antes y después verdaderamente original y muy económico. ¿No os parece?

Más información | Día tras día
En Decoesfera | Antes y después

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos