Publicidad

Espacios para trabajar: el despacho de Metro Cuadrado en Santiago

Espacios para trabajar: el despacho de Metro Cuadrado en Santiago
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ultimamente parece que he vuelto a abrazar el minimalismo, o al menos a fijarme más en él. Hoy os traigo un singular espacio para trabajar, el del despacho del estudio de arquitectura Metro Cuadrado en Santiago, que ellos mismos definen como una fusión entre lo industrial y lo minimalista.

Situadas en el desván --o ático, para darle más caché-- de un edificio bastante convencional a pocos kilómetros del centro de la ciudad, estas oficinas son un vivo ejemplo de cómo se pueden transformar espacios inhóspitos, como un viejo desván, en otros diametralmente opuestos sin tener que hacer grandes intervenciones ni gastar mucho dinero.

Espacios para trabajar - metro cuadrado 2

De hecho, según Metro Cuadrado, el coste de la reforma de su nuevo despacho, de 55 metros cuadrados, no ha superado los 8.000 euros. Eso incluyendo los grandes ventanales que dan a la terraza (aunque todos son fijos menos uno) y el suelo, que parece una pintura epoxi blanca, pero aplicada sobre una superficie previamente pulida y nivelada.

El resto de la intervención se podría calificar casi como de una no-reforma. Se han dejado vistas las vigas de hormigón gris, con sus imperfecciones y sus líneas de encofrado, mientras que los tabiques de ladrillo e incluso el forjado de viguetas y bovedillas simplemente se han pintado de blanco. La única concesión a la estética han sido los listones de pino que aportan calidez a la fachada.

Espacios para trabajar - metro cuadrado 3

Las instalaciones, como no podría ser de otra manera, son también a la vista, con un sistema de tubos que discurren por los techos y paredes --así lo tengo yo en parte de mi casa, y queda muy bien si se hace con gusto-- y algunos cables colgando para llegar a las diferentes lámparas fluorescentes.

Cuesta encontrar un solo material noble en todo el despacho, aunque sí que se han cuidado de colocar piezas de mobiliario que aporten un toque de diseño, como las sillas Louis Ghost, la mesa tipo Tulip o esas sillas rojas que no consigo identificar (me recuerdan a la armchair DSR de los Eames, pero no son esas).

Espacios para trabajar - metro cuadrado 4

Tampoco pasa desapercibido al ojo del visitante la cuidada distribución de los espacios, la buena iluminación o detalles como la chapa plegada que convierte las mesas en monolitos o el pequeño mueble corrido y volado de la recepción.

En definitiva, el despacho de Metro Cuadrado en Santiago es un espacio para trabajar muy interesante, que consigue marcar con creces la diferencia que hay entre lo barato cutre y lo barato con estilo, algo en lo que muchos naufragan.

Vía | Del tirador a la Ciudad Fotos | Hector Santos-Díez/Bisimages Más información | Metro Cuadrado En Decoesfera | Espacios para trabajar: las oficinas de Microsoft en Viena

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios