Compartir
Publicidad

Si en invierno quiero una chimenea, en verano quiero una fuente. Cinco fuentes de ensueño

Si en invierno quiero una chimenea, en verano quiero una fuente. Cinco fuentes de ensueño
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No hay nada más refrecante cuando comienza el calor que el sonido del agua corriendo. Y no me tachéis de poco ecológica, que no me refiero a un grifo abierto, sino al relajante sonido del agua de una fuente manando. Todavía hace frío, pero las fiimas se han puesto las pilas y la celebración de la feria Maison et Objet nos recuerda que en un par de meses, esteremos quejándonos por el calor.

Es el momento perfecto para planear si instalas una fuente en tu jardín o incluso en tu terraza. Tengo una amiga con el balcón más agradable qe os podáis imaginar, chiquito, apenas hay sitio para dos butaquitas de mimbre y muchas macetas rodeando una fuentecita de mosaico. En verano con el toldo echado es un placer sentarse allí a charlar.

berdeco.jpg

Una fuente de cuento es esta que nos ofrece la marca Berdeco, y digo de cuento porque es las dos piedras parecen sacadas de un rio que hay que cruzar, pero un ogro te hace tres preguntas. Esas piedras tan redondas pasarían desapercibidas en cualquier jardín y que sorpresa cuando empieza a brotar el agua ¿no os encanta?

musgo

La segunda fuente es para un patio o incluso una terraza estrecha. La simplicidad del chorro de agua saliendo del seto y cayendo al estanque me parece ideal. Además el resto de la decoración llena de planta me parece idílica y los ladrillos de barro cocido que limitan el estanque un acierto.

fuente-madera

También esta fuente termina en un estanque, en el que me imagino una solitaria carpa dorada dando vueltas aburrida. La pared de listones de madera de la que emergen tres pequeños caños de metal difuminados por su color es un ejemplo de sencillez y elegancia. Pero insisto en que la carpa le daría color a las verdes aguas del estanque.

fuente

Si pudiera, desde luego que tendría una enorme fuente de diseño como esta del estudio Landezine, acabada en una piscina, pero es una obra de arquitectura para la cual debería tener un jardín inmenso y en un terrero un poco llano.

Por último, la fuente que abre la entrada, que se encuentra en una casa de campo francesa, en Bouches-du Rhone, en plena Provenza, uno de los sitios del mundo donde mejor huele y las casas tienen ese maravilloso aire decadente que da la herrumbre y la pátina del tiempo.

Y vosotros ¿qué fuente es la que pondrías en vuestro verano más caluroso?

Más información | Berdeco, Casa Abril, Landezine En Decoesfera | Decoración de primavera: tres objetos de deseo para renovar la terraza

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio