Compartir
Publicidad
Publicidad

Un cuarto de invitados con espacio de trabajo

Un cuarto de invitados con espacio de trabajo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como trabajo en casa, en ocasiones me da por viajar y seguir trabajando desde las casas de los amigos que tienen a bien acogerme. En esos lugares es fundamental tener un lugar donde poder concentrarme y trabajar a gusto sin distracciones y aunque prefier trabajar siempre desde casa, a todo el mundo le viene bien un cambio de aires.

Si tenéis amigos como yo o necesitáis que el cuarto de invitados se convierta en oficina más o menos permanente, seguro que podéis sacar muchas buenas ideas de la habitación que tenéis sobre estas líneas. En primer lugar, es fundamental la cama ya que estamos hablando de un cuarto de invitados.

Si tenéis espacio, mis favoritas para esta estancia son las camas de 120 cm de ancho que permiten dormir a una o dos personas con relativa holgura. Si no tenéis espacio, un sofá cama puede haceros el mismo servicio. Eso sí, valorad si os interesa invertir en uno que sea muy bueno (al que le vais a dar mucho uso) o uno normalito para un uso más esporádico. Por cierto, el detalle de las maletas como mesilla de noche es una idea ganadora de la que ya hemos hablado aquí en otras ocasiones.

En este caso, han puesto pocos cuadros sobre el cabecero de la cama dejando el resto de la habitación sin apenas decoración en las paredes. Esta solución puede ser la ideal sobre todo para los pisos recién amueblados ya que estoy segura de que con el paso del tiempo esas paredes se irán llenando de recuerdos poco a poco.

La estantería que hay junto al escritorio es idónea para colocar todos esos objetos que no se usan a diario, como la máquina de coser o el material de papelería. Eso sí, aunque sea un cuarto de invitados creo que sería mejor haber comprado una estantería algo más elaborada para que no parezca todo tan provisional.

Oficina en el cuarto de invitados con iluminación natural.

Observad cómo han colocado un escritorio bastante grande junto a la ventana, lo que les proporcionará una gran luminosidad a la hora de trabajar o estudiar a la vez que no estorba a quien prefiera dormir. Esta solución de poner separado el espacio del sueño del espacio de trabajo es la que más me gusta también para los cuartos juveniles en los que más de un hermano tienen que compartir el mismo dormitorio.

Encima del escritorio también hay detalles decorativos como las plantas o la antigua máquina registadora que evitan el horror vacui en los momentos en los que el cuarto no está habitado. Para rematar la estancia, yo habría puesto algún tipo de alfombra a los pies de la cama para darle más calidez al ambiente que queda un poco desangelado por la falta de detalles. No obstante como habitación temporal está bastante bien.

Imágenes vía | Apartment Therapy En Decoesfera | Cuarto de invitados

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos