Compartir
Publicidad

Puertas abiertas: un dormitorio naranja

Puertas abiertas: un dormitorio naranja
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¡Nos encanta el color naranja! Bueno, o al menos a mí. El naranja te recarga las pilas, es cálido, anima a la conversación y es uno de los colores de moda para esta primavera. Hoy quiero compartir con vosotros este bonito dormitorio lleno de detalles y con materiales naturales que le dan una personalidad propia.

En primer lugar, quiero que os fijéis en el cabecero tapizado de la misma tela de los cojines. Esta táctica es lo mejor cuando queréis cambiar la colcha o la funda nórdica varias veces durante el año pero no queréis renunciar a tener los textiles conjuntados. Fijáos cómo el resto de elementos decorativos de la estancia quedan en materiales aparentemente sin tratar.

Detalle mesilla.

Las mesillas son dos estanterías de madera lijada y barnizada pero sin cortar, por lo que quedan muy salvajes. Ojo que esta solución es bonita pero vais a tener que renunciar a tener cajones (esto lo digo por triste experiencia propia). Muy bonito el detalle del puff de mimbre que hay bajo la mesilla, ya que probablemente se le pueda dar algún uso como almacenamiento extra, ya sea como sustituto del cajón.

Encima de la mesilla, se ha elegido poner elementos decorativos como son las flores naturales, que a mí me gustan pero ya he comentado en otro post, no me gustan para los lugares donde duermo (por manía personal). Me gusta cómo se han eliminado las lámparas de mesilla, reemplazándolas por apliques.

Mesilla de un dormitorio naranja.

En el otro lado de la cama, tenemos de nuevo el mismo esquema de la mesilla pero esta vez las flores naturales vienen en una maceta. A mí me gusta la combinación de las dos distintas, pero sigo opinando que las plantas mejor fuera del dormitorio.

Un detalle muy agradable es la cesta de mimbre debajo de esta mesilla con una almohada extra, sobre todo si se quiere leer en la cama. Por cierto, atención a la solución para la ventana, las persianas enrollables de bambú casi siempre son un acierto, sobre todo en casos como este donde no cabe una cortina al uso y el estor a lo mejor entorpecería la apertura de las ventanas.

¿Qué os parece? Yo creo que voy a darle una oportunidad al naranja esta primavera, y a los materiales naturales.

Imágenes vía | Design*Sponge

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos