Publicidad

Puertas abiertas: un dormitorio con despacho

Puertas abiertas: un dormitorio con despacho
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Hace algún tiempo os hablé de dormitorios en varias zonas y os comentamos que una de las mezclas más habituales eran la que formaban dormitorios y espacios de trabajo. Es normal, el dormitorio es la parte de nuestra casa donde tenemos mayor intimidad, por ello no es raro que cuando carecemos de espacio integremos en él una pequeña zona de trabajo para revisar facturas o simplemente colocar el ordenador, sin embargo esto presenta pequeños problemas:

  • en primer lugar el espacio extra que ocupa en nuestro dormitorio
  • en segundo lugar el perjuicio para nuestro descanso al estar continuamente viendo la zona de trabajo desde la cama

Hoy en nuestras puertas abiertas os traigo un dormitorio con una pequeña zona de trabajo, muy completa por cierto, que evita ambos problemas de forma eficaz. De él estoy segura de que podréis copiar algunas ideas si estáis pensando en montar vuestra propia zona de trabajo en casa.

En primer lugar al tratarse de un dormitorio pequeño en el que en principio se iban a distribuir dos ambientes se trató desde un principio de no sobrecargarlo, sólo podemos ver un armario, la cama y una única mesilla, mientras que al otro lado de la mesa se colocó una lámpara de pie para iluminar la cama durante la noche por ejemplo para la lectura.

Como espacio de almacenamiento adicional cerca de la cama se optó por colocar una balda en la parte superior, integrada en la pared al pintarse del mismo color, donde se colocan todo tipo de artículos decorativos así como aquellas cosas que queremos que permanezcan a mano durante la noche.

El cabecero es sólido, no pasa desapercibido, es bastante llamativo para un espacio pequeño, pero sin embargo es muy ligero en espacio al tratarse de una estructura fina.

Puertas abiertas: un dormitorio con despacho

También han pensado en los colores utilizando el blanco como arma para todas sus paredes, propiciando así la amplitud visual y la luminosidad de la habitación.

Ahora vamos con la zona del despacho, como os dije han conseguido evitar los dos inconvenientes principales de estos dormitorios compartidos simplemente aprovechando un espacio irregular de la pared, de esta manera han conseguido no restar espacio a la habitación utilizando una zona que de otra forma no habría sido utilizada y la han aislado de la zona de descanso rodeándola de librerías, haciéndola invisible desde la cama.

Puertas abiertas: un dormitorio con despacho

En la zona de la pared han colocado una librería amplia que ocupa toda la pared, y en la zona del escritorio, abuhardillada, han utilizado el triángulo formado por la pared para colocar tres estantes a medida sobre el escritorio.

El escritorio lo han situado en la zona de enfrente, con varios cajones para almacenaje de pequeñas cosas, de esa manera aprovechan la parte superior únicamente para el ordenador sin desperdiciar nada de espacio.

La silla no es precisamente una silla de despacho, está pensada también par aque pueda utilizarse como descalzadora o de otra forma dentro del dormitorio, cuidando hasta el mínimo detalle.

Por último a la izquierda, donde continuando con la pared artificial se ha colocado una librería que evita que se vea la zona de trabajo desde la cama. ¿El único problema? Pues que el espacio que se crea es demasiado cerrado y u poco agobiante, pero es ideal para cubrir una pequeña necesidad temporal.

Imágenes vía | Unplggd - Ivy style 33 En Decoesfera | Puertas abiertas, Dormitorios con 2 zonas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios