Compartir
Publicidad

Colgar cuadros en las puertas ¿Buena o mala idea?

Colgar cuadros en las puertas ¿Buena o mala idea?
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A la vista de la segunda imagen que ilustra el post, os diría que colgar cuadros en las puertas me parece muy feo y poco apropiado, pero teniendo en cuenta que en algunas de las puertas de mi casa tengo algún cuadrito y una pequeña pizarra, mejor me callo. Desde luego, el mejor de los lugares para poner un cuadro es una pared despejada en la que destaque, pero en Decoesfera somos juguetones y nos gusta experimentar, así que os proponemos sacar un poco de quicio a las visitas picajosas con un toque de originalidad.

Todo puede ser bonito o feo, hortera o refinado dependiendo del gusto y la oportunidad. En la fotografía que comentamos vemos cómo han cometido un error garrafal, y es que el cuadro ocupa un gran espacio en la puerta, y presumiblemente está colgado sobre ella a la manera tradicional, con lo cual se convierte en un engorro a la hora de abrir y cerrar la puerta, pues se moverá y originará ruidos molestos.

Otro de los errores que hacen que esta parezca una mala idea, es que no se ha tenido en cuenta el diseño de la puerta, que tiene cuatro plafones: dos alargados en la parte de arriba, y dos más pequeños abajo. El cuadro se ha colocado sobre los dos plafones superiores, ocultando una gran parte de estos, pero dejando que sobresalgan por los extremos del cuadro, lo que hace que no resalte de manera adecuada, y parezca un pegote infumable.

Cuadro colocado sobre la puerta

Cómo colocar cuadros en las puertas con éxito

Sin embargo, sí se pueden colocar cuadros sobre las puertas sin que dé tan mala impresión, tan solo hay que equilibrar volúmenes y no empeñarse en una pieza concreta que no tiene buen encaje. Para este menester son más adecuados los cuadros pequeños, que pueden dar una orientación sobre el uso de la habitación, indicando por ejemplo, que es un baño o una cocina, con motivos alegóricos, o bien simplemente, pequeñas piezas que merecen ser expuestas de una manera poco habitual.

Hay que tener cuidado a la hora de colgarlos, ya que utilizar alcayatas y hembrillas es garantía de desastre. Si colocamos un cuadro en una puerta utilizando este modo de anclaje, conseguiremos que con cada movimiento el lienzo se mueva, haga ruido y se deterioren tanto la pieza como la puerta. La solución pasa por asegurarle un buen soporte, algo que se puede conseguir con un sistema de velcro plástico (mucho mejor que el velcro textil) con una cara adhesiva, tomando las medidas correctas y atendiendo las indicaciones del fabricante para su colocación.

Colocaremos el velcro cubriendo las cuatro esquinas del marco por la parte trasera, para asegurarnos de que el cuadro no se mueve con el balanceo normal de la puerta, y tendremos en cuenta que a veces estas se ven expuestas a movimientos bruscos, por ejemplo, con las corrientes de aire, por lo cual evitaremos colocar aquellos cuadros que tengan un gran valor o estén cubiertos con láminas de cristal.

Imagen vía | Apartment Therapy En Decoesfera | Cuadros dibujados con clavos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos