Compartir
Publicidad
Publicidad

Comedor inspirado en Dexter

Comedor inspirado en Dexter
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dexter es una serie de televisión que cuenta las andanzas de un asesino en serie, un psicópata obsesionado con la sangre. Pero no es una serie más sobre malos malísimos, las singularidades de su protagonista hacen que sea un producto diferente, que engancha capítulo tras capítulo, temporada tras temporada. Y aquí tenéis a una adicta...

Dexter Morgan siente la necesidad imperiosa de asesinar tras un sangriento acontecimiento ocurrido en su infancia. Pero su padre adoptivo, Harry, consciente de este impulso, le inculcó un código para que matara únicamente a quien realmente lo mereciera: asesinos peligrosos. Su trabajo como analista de restos de sangre en la policía de Miami, le da acceso a criminales que quedan libres de la justicia, sus potenciales víctimas. Sus reflexiones vitales no tienen desperdicio.

En España, la serie se ha estado emitiendo estos últimos meses, pero a unas horas poco favorables. Queda pendiente de emitir la tercera temporada, y buscando información que saciara mi adicción, he encontrado este comedor decorado para una cena con el protagonista.

La habitación reproduce el espacio blanco inmaculado que Dexter utiliza en su trabajo como forense, para reproducir las trayectorias de los restos de sangre. Una habitación revestida de papel en la que vierte botes de tinta roja para estudiar los crímenes. El comedor está amueblado totalmente en blanco, dejando unos pocos detalles en contraste, cómo no, en color rojo sangre. El suelo está alfombrado de plástico, el mismo que utiliza en sus asesinatos para no dejar pruebas, cumplendo así uno de los puntos del código de Harry.

En una esquina vemos un tendido de hilos como los que usa la policía científica para trazar trayectorias, y en el otro lado unas presuntas manchas de sangre tiñen las paredes. Sobre la chimenea, un cuadro presenta unos agujeros que supongo imitan balazos, junto a manchas rojas, sangre otra vez.

La mesa está preparada para un siniestro banquete. Sobre el mantel de plástico transparente se disponen cubiertos, platos y copas. La vajilla no tiene desperdicio, los bajoplatos simulan el corte limpio de algún miembro y los platos aparecen manchados con gotas encarnadas. Los platos de postre, blancos y sin manchas están grabados con huellas dactilares. Para decorar tan macabra mesa, el centro se ha llenado de probetas de laboratorio, las mismas que pueblan el despacho de trabajo de Dexter, aunque para esta ocasión están llenas de vino tinto.

Sobre el escenario del banquete pende una lámpara formada por una maraña de copas y pantallas blancas. Las sillas, diseño de Amy Lau, presentan cuchilladas sangrantes en su tapicería alba, mientras que los candeleros recuerdan la forma de las vértebras. Algunos de los elementos como las sillas, vajilla o cubertería se pueden comprar online, eso sí, a unos precios criminales.

Imágenes vía | If It's Hip It's, Here Más información | Spring, Cuatro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos