Compartir
Publicidad

Una mala idea: poner un guerrero de Siam en la cocina

Una mala idea: poner un guerrero de Siam en la cocina
Guardar
11 Comentarios
Publicidad

En Decoesfera nos encantan los clásicos. Nos pirramos por la decoración atemporal (y a ser posible un poquito minimalista). No le hacemos ascos a alguna pieza que destaque sobre el resto porque sabemos que esa pieza "compensa el horror vacui" del rincón opuesto, pero de ahí a poner una reproducción a tamaño natural de uno de los guerreros de Siam en la cocina va un trecho.

En primer lugar, porque ocupa un montón de espacio. Como es una reproducción a tamaño natural del original, y los originales son del tamaño de una persona, pues el dueño de esta casa va a tener a un guerrero chino en su cocina permanentemente. En segundo lugar, porque como ya hemos visto en otras ocasiones, cualquier elemento decorativo colocado en la cocina se ensuciará muchísimo más (sobre todo de grasa) que en cualquier otra parte de la casa. Tal vez, el tercer motivo sea más prosaico y es que en la cocina no hay manera de combinar una escultura de un guerrero del siglo II a.C. con cualquier otro elemento decorativo, incluso poniendo mucho de tu parte. Por último, me planteo dudas acerca del material en el que está construido y su capacidad de ser lavable. Obviamente, la terracota es muy porosa y por lo tanto, sería imposible eliminar los restos de grasa de la figura.

Yo no acabo de verlo, pero como siempre, "para gustos se tallaron los guerreros", y si no te acaba de gustar, siempre puedes cambiarlo por otro, hay más de 7.000 distintos, ¡colecciónalos!

Imagen vía | Small Place Style Más información | Wikipedia En Decoesfera | Una mala idea: pasarse de original

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos