Compartir
Publicidad

Puertas abiertas: comedor y cocina juntos pero no revueltos

Puertas abiertas: comedor y cocina juntos pero no revueltos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Unir la cocina al comedor es una de las prácticas más habituales en decoración para ampliar el espacio de una vivienda. Son dos ambientes que pueden estar perfectamente juntos en una misma habitación, en eso todos estamos de acuerdo, pero claro, no dejan de tener sus particularidades por eso cuando el espacio lo permite es muy inteligente intentar separarlos al menos de forma visual.

Es lo que han conseguido en esta vivienda de que la que ya os enseñamos una vez algunas fotos para mostraros como aprovechaban la luz gracias a la distribución de los tabiques. En este caso vamos a ver sólo la cocina y en especial los recursos decorativos que han utilizado para conseguir una separación plena, a pesar de la ausencia de separaciones duras o físicas, de los dos ambientes: comedor y cocina.

En primer lugar lo que podemos ver es que han definido muy bien los ambientes. A un lado la cocina, al otro el comedor, cada una de las zonas con sus respectivos complementos y mobiliario, sin ninguna intromisión de una en la otra, facilitando así tanto la separación visual como el orden, muy importante en espacios compartidos donde queramos construir una separación real.

Cocina y comedor separados gracias a la pintura

Por otro lado esta separación real de ambas zonas, esos límites invisibles que no vemos, no existirían si no existiera un gran espacio vacío en la zona central. Un pasillo amplio que representaría una tercera zona de la cocina. En otros casos se utilizan para separar las islas centrales o otros instrumentos decorativos más sólidos. Pero en este caso la habitación se encuentra mucho más despejada y además resulta mucho más cómoda para el trabajo diario.

Siguiendo con la ditribución la colocación de las zonas es el gran recurso, junto con el color del que hablaremos después, con el que cuentan para separar las zonas. Ambas están enfrentadas entre sí, de manera que cuando estemos trabajando en la cocina no divisaremos el comedoy cunado estemos sentados en el comedor será al contrario, de esta manera cuando nos encontremos utilizando la habitación ambas serán totalmente independientes.

Por último el color es el gran aliado decorativo en este caso. Han utilizado dos patrones de color distintos, e incluso dos patrones de texturas. Tras la cocina, cerámica y negro y blanco, en la zona de pasillo y comedor, dos tonalidades de grises también a diferente altura, fortificando la separación de ambas zonas.

Cocina y comedor separados gracias a la pintura

Una de las zonas, la cocina, gracias a también a las puertas de los armarios, resulta mucho más oscura, creando efectos diferentes con la utilización de la luz y creando ambientes totalmente diferentes, de hecho si miráis las imágenes de arriba, en las que se ven aislados comedor y cocina no parecería nunca que se tratara de la misma habitación.

Esta distribución del color también hace que el viaje de la luz natural sea distinto a través de la habitación, algo que también ayuda a la hora de establecer la separación visual.

Para terminar un resumen, ya que creo que las ideas que podemos sacar de esta cocina son útiles y aplicables a las cocinas-comedor de la mayoría. Podríamos decir que no hacen falta grandes obras, ni grandes piezas de mobiliario para separar dos ambientes. Que a veces cuando contamos con recursos suficientes, como el espacio podemos optar por el color y la distribución como claves para conseguirlo.

Imagenes vía | Delikatissen En Decoesfera | Puertas abiertas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos