Compartir
Publicidad
Publicidad

Puertas abiertas: un apartamento en blanco en Nueva York

Puertas abiertas: un apartamento en blanco en Nueva York
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En Decoesfera le hemos dado muchas vueltas a la decoración en blanco, aunque no hemos visto muchos ejemplos de casas en las que todo sea blanco o al menos la gran mayoría. Y eso que la teoría la sabemos: el blanco llena de luz los ambientes, amplía visualmente las estancias y “refresca”. Pese a que hace unos años las casas con paredes blancas eran la norma, hoy es más difícil encontrar casas con paredes de ese color.

Esta casa, situada como otras en Nueva York, tiene una inspiración claramente escandinava, ya que el blanco se combina a la perfección con la madera para crear unos ambientes armoniosos. Empecemos por la zona de comedor, separada de la cocina por una barra americana. Lo que más me gusta de esta imagen es que hayan tenido visión suficiente como para poner la parte de la cocina de terrazo y el resto de parqué, ya que por lo general en este tipo de casas existe el mismo suelo para los dos lados cuando obviamente, el parqué no es lo más idóneo para estar cocinando encima.

Me gusta mucho también cómo han pintado una de las estanterías del mueble de cocina de rojo, con lo que logran un guiño simpático y un toque de color en esa pared. Observad cómo todos los departamentos están cerrados pero dejan a la vista algunas piezas de la vajilla, también blancas, para que hagan contraste con el fondo rojo.Me gusta también la solución que han encontrado para iluminar la cocina mediante varias lámparas pequeñas en el techo.

Aunque no tienen mucho espacio en esta zona de la casa, los muebles llenos de puertas aprovechan hasta el último rincón disponible, y al ocultarlo todo a la vista, tenemos un ambiente ordenado y minimalista. Este minimalismo se ve también en la mesa del comedor, a juego con las sillas de estilo nórdico que se mimetizan con el entorno como si siempre hubieran estado ahí.

Salón en blanco

El salón tiene pocos complementos, para respetar la amplitud de espacios, aunque no le falta de nada. Observad cómo los muebles grandes son blancos pero los sofás son de color gris oscuro. Ved cómo la nota de color recae en estos y en la alfombra y cojines.

Me gusta mucho cómo han tratado la luz indirecta, con varias lámparas de pie y de mesa repartidas por toda la estancia. El pero que le pondría es al hecho de que como no tienen cortinas no pueden matizar la luz exterior, pero ya hemos visto en otras ocasiones que en otros países no siempre ponen persianas y cortinas (aunque a mí las casas sin cortinas me parecen más bien “casas de francotiradores”).

Un baño en un apartamento en blanco.

El cuarto de baño tiene un regusto retro que me atrae, con ese suelo tan antiguo y los típicos azulejos blancos en las paredes. El gran fallo que le veo es que no tengan cortina de ducha porque van a llenarlo todo de agua en cuanto se duchen. Es cierto que así perderían luminosidad pero yo la prefiero a ponerlo todo encharcado a diario.

Dormitorio principal.

El dormitorio principal de esta casa sigue la tónica general, aunque en esta ocasión sí que han pensado en las cortinas (supongo que para dormir mejor). Observad cómo la ropa de cama y los muebles siguen siendo blancos como en el resto de la casa, mientras que la nota de color la pone ese sillón, que seguro que es muy cómodo para leer antes de dormir.

Dormitorio principal.

Por último, el dormitorio infantil en el que hay más color. Ved cómo las colchas de las camas son coloridas, así como los cajones para guardar juguetes que tienen debajo. Me parecen muy simpáticos los cuadros aunque yo habría puesto alguna estantería en la habitación infantil para que los peques puedan poner ahí sus libros y algún juguete más.

Imágenes vía | Apartment Therapy
En Decoesfera | Puertas abiertas: un apartamento de 17 metros cuadrados muy escandinavo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos