Compartir
Publicidad
Publicidad

Enséñanos tu casa: la casa de Ruediger (I)

Enséñanos tu casa: la casa de Ruediger (I)
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Nunca os habéis preguntado cómo serán las casas de los decoradores, si serán tan maravillosas como las de sus clientes o como las del común de los mortales? Pues hoy, por primera vez en Decoesfera, vamos a entrar en una de ellas, la de nuestro lector Ruediger Goessmann, un interiorista de origen alemán residente desde hace 14 años en nuestro país.

Nací en febrero de 1970 en el sur de Alemania, donde estudié Bellas Artes. Al terminar los estudios viajé a Nueva York y después a Londres, donde estuve trabajando con interioristas. Después de un par de años viajando me apetecía vivir en un clima más cálido, cerca del mar, así que me vine a Barcelona, donde creé la empresa Arts Innovo. En mi tiempo libre me gusta leer, me encanta la historia, el arte y en general todo lo que sea aprender algo nuevo. Viajar es otra de mis pasiones, aunque no siempre el tiempo me lo permite.

Ruediger reside en la zona del ensanche derecho de Barcelona. Su casa está ubicada en una finca catalogada, construída en el año 1890 en estilo modernista. La fachada es de piedra y sólo tiene cuatro plantas, con una vivienda en cada una de ellas. Al no haber vecinos cerca del terreno el lugar es un remanso de paz y tranquilidad. La vivienda, cuya planta vemos en la imagen, tiene una superficie de 280 m2. Hoy visitaremos la parte derecha, sombreada en amarillo y la semana que viene la izquierda.

recibidor ruediger

En la entrada nos da la bienvenida un tigre de tamaño natural realizado en bronce. Es una escultura de origen balinés, emplazada bajo una cristalera diseñada por el propietario y emplomada tipo Tiffanys. Ruediger nos cuenta que para la superficie de 4 m2 se han utilizado en total 2.000 piezas de cristal. A su lado se ha situado una cómoda zona de asientos presidida por un tapiz belga.

Giramos a la derecha y vamos avanzando por el pasillo, impresionados por el soberbio suelo de tarima, restaurado cuidadosamente a la hora de reformar la vivienda.

pasillo hacia salón 2

Una puerta doble de cristales da acceso al salón blanco, iluminado con la abundante luz natural que se cuela por la galería azul. Los sofás enfrentados tapizados en blanco y sitúados a ambos lados de ella, así como la generosa altura de 4.20 metros acentúan aún más la sensación de amplitud del espacio. Los techos están tratados con pan de oro, respetando las molduras originales de la casa.

salón ruediger

salita ruediger

A la izquierda del salón, comunicado con éste por dos hojas correderas, se encuentra la salita de la televisión, presidida por un cuadro inspirado en las meninas, obra de una artista argentina. Junto con los otros dos cuadros del salón, de Antoni Clavé, logran una mezcla ecléctica, fresca y contemporánea. Los muebles que vemos, de color caoba, han sido realizados a medida para ocultar los radiadores.

comedor ruediger

Al lado derecho está ubicado el comedor principal, con un impresionante tapiz antiguo original de Goya. Las copas de hierro colado antiguo sirven como pies a la mesa de cristal, en la que se pueden acomodar hasta ocho comensales. Si os fijáis las sillas son iguales a las que encontramos a la entrada y en una esquina del salón blanco, así que se pueden añadir cuando se necesitan. Aneja al comedor y a la salita de las meninas se encuentra la zona privada con un despacho y un primer dormitorio con baño.

La semana que viene continuaremos la visita recorriendo el área izquierda de esta casa llena de luz y arte. De momento os dejamos con un video para que os podáis recrear en todos los detalles.

En Decoesfera | Enséñanos tu casa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos