Publicidad

Cazatesoros, buscando la pieza especial

Cazatesoros, buscando la pieza especial
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Si te hablan de un cazatesoros te imaginas al mismísimo Indiana Jones por una selva en busca del arca perdida u cualquier otro objeto mítico. Pero la realidad es que para ser un cazatesoros no hace falta sombrero, ni mucho menos látigo. Muchos de nosotros somos cazatesoros aunque no lo sepamos. No nos hace falta una selva anmazónica, un país aiático ni un templo perdido, nos sirve un rastro, un brocante de carretera y si me apuras, una casa destartalada en un pueblo con un buen desván.

¿Cuantos de vosotros os habéis paseado por un mercadillo de la sierra y encontrado desde una taza descabalada del mismo juego de café que heredásteis de una tía desconocida o un cuadro perfecto para vuestro salón de un pintor anónimo, hasta miniaturas que han hecho las delicias de vuestras niñas en su casita de muñecas?.

cazatesoros-escocia.jpg

Por no hablar de otra de mis habilidades (si, esto es una habilidad como el que sabe jugar al mus de vicio o el que cocina sin apenas esfuerzo platos buenísimos) Ver más allá de un mueble ruinoso, hiper cursi, pasado de moda o simplemente feo o barato. Las posibilidades de cuatro maderas viejas con tiradores y patas o de dos tableros de mesa camilla (sin patas) de diferente tamaño o un armario sin luna son infinitas.

sillas

Y eso sin hablar de la maravillosa aportación de las redes sociales a nuestra creatividad. Pinterest, Facebook, Instagram o cientos de blogs del mundo entero son una fuente inagotable de ideas, inspiración y tutoriales que abren los ojos a las miles de posibilidades que tienen unas sillas viejas (no buenas, malísimas, pero fuertes y en buen estado), cómo tapizar un asiento, decapar un mueble o pintar una escalera...

baul.jpg

Si sois fieles seguidores de Decoesfera, tanto como si habéis entrado por casualidad, seguro que tenéis en mente alguna cómoda de pino que habéis reciclado con pintura decorativa o un baúl convertido en mesa de centro o mueble bar, una mesilla que nadie quería y ha quedado niquelada con una mano de laca negra o incluso una figura de escayola a la que habéis "vestido" con ayuda de Akil y retales antiguos.

sillas.jpg

Y eso sin meternos en lo que vemos en un palét de obra o una caja de vinos franceses antigua, una caja de Legos que nuestros hijos ya no utilizan o unas damajuanas o un teléfono de estilo góndola, un gramófono o unas sillas tonet que alguien arrinconó en el desván de la abuela y están cubiertas de polvo y olvidadas, como el arpa de Becquer. Darse una vuelta por Decoesfera es entrar en un universo paralelo donde todo tiene cabida. La personalización de nuestras casas y nuestras decoraciones. Que nos retraten como somos, que den calidez y hablen de quienes viven en casa.

tumbona
gramofono

Si a esto unimos la famosa fusión de estilos, nadie podrá negar al entrar en nuestra casa que somos auténticos cazatesoros en busca de la pieza más especial.

Imágenes | María SJB En Decoesfera | ¿Quieres cambiar un mueble? Cambia los tiradores

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios