Compartir
Publicidad
Publicidad

Antes y después: un baño muy chic

Antes y después: un baño muy chic
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los baños y las cocinas son lo que más se presta a ser "heredados" de otros inquilinos anteriores de nuestras casas, tanto si las compramos como si las alquilamos. Así pues, cuando llegas a vivir en una casa nueva siempre te asalta la duda de mantener baños y cocinas hasta que ahorres para cambiarlos o ponerlos a tu gusto desde el primer momento. En el caso que nos ocupa es un baño heredado que se complicó con una gotera heredada también y que desencadenó un cambio profundo.

En nuestro baño de partida tenemos un mueble oscuro con encimera de granito (no sabemos si en piedra natural o sintético) y un espejo de esos que tienen poca solución. En este entorno tan oscuro necesitaríamos muebles más claros para ganar espacio visual y una actualización tanto de los sanitarios como de los revestimientos.

En el "después" podéis ver cómo el lavabo se ha cambiado por completo y se ha elegido un modelo más actual, cuadrado, que se ha colocado sobre el nuevo mueble quedando exento en vez de estar incrustado en una encimera. No sabría deciros si el grifo también está cambiado porque la verdad es que se parece un montón al de la primera imagen, pero en la segunda me gusta mucho más porque al no estar pegado a la encimera se ve mucho mejor.

El baño después de la reforma

La intención de la dueña de este baño fue convertirlo en un tocador de lo más chic, y en mi opinión lo ha conseguido. Para lograrlo, ha colocado en la pared donde había un espejo varios pequeños de aspecto vintage, algunos colgados con cintas que en mi opinión le dan un aspecto de lo más femenino que me encanta.

A juego va la lámpara del techo que no podíamos ver en la primera imagen pero que supongo que también ha cambiado. El conjunto es etéreo, romántico, un lugar en el que dan ganas de quedarte aunque le pongo un pero que es la jabonera cuadrada que hay junto al lavabo a modo de estantería y que en mi opinión no pinta mucho, aunque le hayan puesto una concha.

Mi otra pega es al paño que han colocado sobre la cisterna y que tiene pinta de caerse con facilidad a poco que levantemos la tablilla un par de veces, aunque el bote que hay encima sí que me gusta. Yo directamente habría quitado el paño porque no le veo mucho sentido, ni decorativo ni útil.

A través del espejo podemos ver el otro cambio que se ha operado en el baño, y es el de los azulejos. Pasamos de unos azulejos grandes a unas teselas de esas que se llevan tanto hoy en día y que a mí me siguen gustando mucho. El tono de los revestimientos en el "antes" y en el "después" se ha mantenido más o menos igual por lo que la actualización se debe sobre todo a los azulejos elegidos.

De este baño yo copiaría la idea de poner varios espejos en la pared y sujetarlos con cintas, ya que me parece una idea muy bonita y femenina, incluso me valdría para el salón en un momento dado. No me convence tanto la solución del lavabo aunque opino que ha mejorado con respecto a la foto del "antes".

Imágenes vía | Design * Sponge En Decoesfera | Antes y después: un baño que se pasa al amarillo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos