Compartir
Publicidad
Publicidad

Un salón azul no siempre es un acierto

Un salón azul no siempre es un acierto
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

El azul es uno de mis colores favoritos. No sólo es el color que elegí para mi dormitorio, sino que va perfecto para decorar un ambiente relajante y fresco, ideal para las casas de verano. Supongo que todas estas ideas se le debieron pasar por la cabeza a la persona que decoró el salón que encabeza este post, aunque, a mi juicio, no acertó. Veamos los errores que yo le veo.

En primer lugar, ha apostado todas sus cartas a un solo color, en este caso el azul. De hecho, si os fijáis, el sofá se mimetiza con la pared porque son de un tono muy similar. El cojín blanco con un diseño en verde no es que ayude mucho porque es de una tonalidad parecida al resto de la estancia. En este caso, yo habría elegido por romper la monotonía con un color más atrevido como el fucsia, el naranja o el amarillo que seguro que destacarían más.

Los espejos a ambos lados de la chimenea no hacen más que enfatizar el azul de la habitación y no se aprecian muy bien porque sólo reflejan la misma paleta cromática. Me atrae el cuadro que hay sobre el fuego pero me da una sensación un poco desconcertante, porque noto que está pensado para acompañar la verticalidad que dan las lámparas (todas muy parecidas) y me resulta un poco aburrido (aunque como pieza artística aislada me gusta un montón).

Otro detalle que me gusta es la alfombra del suelo con un dibujo geométrico que hace juego con los dos sillones pero una vez más, este salón me sigue pareciendo demasiado pensado, como si nunca fuera a vivir ahí nadie. La verdad es que me gustan más las casas en las que se ve algo de improvisación, en la que hay algo que no hace juego con nada más pero que aporta su originalidad a un rincón.

A la hora de decorar, no me decantaría jamás por un lugar así, ya que parece demasiado pensado para sacarle fotos y muy poco para vivir. Como explicaba antes, yo preferiría toparme con una estancia en la que se haya arriesgado, un salón con otros colores que no pertenezcan a la gama de los azules. De hecho, yo habría puesto más toques de otros colores, lámparas de distintos estilos e incluso algún mueble que se saliera de lo tradicional, tal vez un toque oriental o algo más moderno de un color ácido.

Como siempre, para gustos se hicieron los colores pero habiendo tantos, ¿por qué quedarte sólo con uno?

Imagen vía | Apartment Therapy
En Decoesfera | Azul

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos