Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Una habitación para el descanso, todo lo que necesitas para dormir a pierna suelta

Una habitación para el descanso, todo lo que necesitas para dormir a pierna suelta
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Comunidad
image


Instagram


Lo mejor

Dicen los expertos que pasamos una media de 24 años de nuestra vida durmiendo, razón suficiente para pensar que esas horas de la noche son demasiado importantes como para descuidarlas.

Dormir es un placer, pero también algo imprescindible para tu salud, por lo que preparar tu dormitorio para el descanso es una de las tareas más importantes para disfrutar plenamente de tu casa. Hoy de la mano de Leroy Merlin queremos ofrecerte las claves para lograr un descanso reparador y poder dormir a pierna suelta.

La cama, protagonista del dormitorio

Cuando entras por primera vez en una casa sin duda el único mueble imprescindible es una buena cama, bonita durante el día, pero amplia y confortable por la noche. Para escogerla, estudia las proporciones de tu dormitorio y decántate por el modelo más grande que el espacio te permita. A mayor superficie mejor será el descanso, sobre todo si duermes en compañía.

Habitacion2

Invierte en un buen colchón que proteja tu espalda y la mantenga firme. El colchón ideal mantendrá la curvatura natural de tu columna, por lo que tendrás que decantarte después de probarlo bien, unos diez minutos como mínimo, por un modelo u otro dependiendo de tu peso o postura en la que suelas dormir.

Aunque la cama es la pieza principal de la decoración de tu dormitorio, lo ideal es que alrededor te queden unos 40 centímetros aproximadamente para colocar unas mesillas, base para una iluminación puntual y como apoyo para dejar tus cosas.

Una vez que ya tengas pensado el mobiliario más confortable es hora de escoger la ropa de cama, responsable en gran medida de un buen descanso. Escoge tejidos de algodón 100%, mejor en tonos blancos o claros que invitan a la relajación y añádele un plus de confort vistiéndola con mullidos almohadones para leer o relajarte, aunque la almohada principal la escogerás de acuerdo a tu postura de dormir y nivel de firmeza que te guste.

También la ropa con la duermes, ya sea pijama o camisón, es importante escogerla en materiales naturales como el lino, la seda o el algodón, transpirables, antielectricidad estática y antiácaros, evitando tejidos sintéticos o elaborados con tintes agresivos o productos químicos.

El silencio, tu mejor aliado

Habitacion3

Puedes haber comprado el mejor colchón, el cabecero más cómodo y los textiles de alta calidad, pero si tu habitación está situada en una zona de ruido, el descanso va a ser imposible o por lo menos insuficiente. Para lograr el silencio en tu dormitorio sitúalo en la habitación menos ruidosa de la casa, aquella en donde sepas que el tráfico o los vecinos no van a causar interrupciones del sueño.

Acristala doble tus ventanas o coloca en ellas vidrios acústicos. Si el problema son los ruidos generados en el propio edificio, puedes probar a forrar con corcho o entelar las paredes de tu dormitorio con espuma en el medio, o colocar placas especiales con lana mineral que consigan insonorizar tu cuarto.

El color de tus paredes, que invite a la calma

El color de las paredes de tu habitación va a influir en la creación de un ambiente envolvente y lleno de paz que invite al descanso. A la hora de pintar las paredes, elige tonos claros, suaves y cálidos, beige, crema, verdes agua, amarillo o salmón, también resultan apropiados los grises cálidos, y siempre mejor de una gama de pinturas ecológica.

Habitacion4

El color verde aporta frescura en sus tonos más vivos, pero también puede dar una gran tranquilidad si se usa en tonos más suaves y secos. Los colores azules y malvas pueden relajar los sentidos más que ningún otro. Sin embargo, tienes que tener cuidado con el tono que elijas, los tonos de azul o morados más llamativos pueden tener un efecto demasiado fuerte para nuestros sentidos. Lo mejor es pintar las paredes en tonos pastel como el malva, el celeste o turquesa, colores que pueden ayudar a conciliar el sueño.

Si no quieres arriesgar mucho, siempre puedes decantarte por los colores cálidos neutros para crear una sensación acogedora. Elige un beis o tonos claros de marrón para dar calidez a tu dormitorio.

El color blanco siempre es otra opción muy relajante, pero tienes que tener especial cuidado con él. Puedes usar tonos de blanco como el de las cáscaras de huevo o blancos antiguos o rotos para mantener ese aspecto calmante sin que parezca que la habitación esté sin vida.

Iluminación que cree atmósferas relajantes

Crear un espacio agradable no solo es cuestión de distribución de muebles o combinación de materiales y colores. La iluminación juega un papel fundamental como elemento creador de ambientes. Por eso a la hora de irse a dormir la iluminación de tu cuarto debe de ser lo más parecida posible a la luz del atardecer, baja intensidad y tono ligeramente rojizo. Para logarlo, utiliza bombillas Led con un Índice de reproducción cromática de entre 2700 a 3800 K, evitando luces frías.

Habitacion5

A la hora de planificar la iluminación de tu dormitorio debes de tener en cuenta tres tipos de luminarias. La más general será un punto de luz en el techo, perfecto para iluminar con rapidez la habitación. Aunque si compartes cuarto, debes de evitar que sea la única ya que puede resultar molesta para la otra persona.

Puedes colocar una lámpara central de techo, si es colgante resérvala para habitaciones de techos altos, pues de lo contrario puede resultar molesta. También puedes contar con focos empotrados si tu cuarto tiene un falso techo, muy sencillos de instalar y que se pueden orientar hacia donde quieras para lograr un ambiente más intimista.

Por otro lado, y para crear una atmósfera más acogedora, puedes utilizar en las mesillas luces indirectas, como las lámparas con pantalla o de retroiluminación. Si quieres leer sin molestar al que duerme al lado, hay lámparas individuales con luz muy tenue a base de leds con brazo flexible.

Finalmente puedes colocar una iluminación extra, como luces dentro de los armarios, halógenas para destacar algún cuadro o señalizando en el suelo el camino al baño.

Relaja cuerpo y mente

La aromaterapia es muy efectiva para ayudar a las personas a relajarse y conseguir un descanso más reparador, así que utilízala a menudo en tu dormitorio, y en mayor medida cuando tengas problemas para conciliar el sueño. Para conseguir esta desconexión y liberarte del estrés gracias a olores que inviten al sueño y al descanso, te recomendamos tener en el cuarto algún tipo de aparato que desprenda olor a lavanda, jazmín, rosas o enebro.

Habitacion6

La lavanda es la fragancia relajante por excelencia. Ayuda a reducir el estrés y la ansiedad, y además será un buen aliado para aliviar tu mente cansada. El jazmín también posee un gran poder tranquilizante, al igual que la fragancia de rosa.

Para conseguir estos aromas en el cuarto puedes utilizar quemadores de aceite o velas. Ambos productos admiten diferentes presentaciones que pueden adaptarse muy bien a la decoración de tu cuarto formando parte de la misma. Pero si no deseas estar pendiente de una llama, puedes comprar difusores en enchufe que ambientarán el cuarto durante todo el día sin ningún peligro.

Habitacion7

Acostúmbrate antes de dormir a darte un baño relajante acompañado de unas gotas de aceite esencial de lavanda, te ayudará a irte a la cama con el cuerpo descansado y los músculos relajados por el efecto del agua caliente. Acompaña el baño de una infusión templada de plantas aromáticas como la melisa, valeriana, manzanilla, passiflora o lavanda.

Crea un buen ambiente para dormir mejor

Utiliza música ambiental relajante para reducir la estimulación sensorial, después ve disminuyendo los estímulos visuales de forma progresiva para favorecer el ciclo del sueño, relajarte entre 15 y 30 minutos antes de ir a dormir reduce de forma natural esa estimulación sensorial.

Ventila bien la habitación antes de acostarte, favorecerá un buen ambiente gracias a un mayor aporte de oxígeno y te permitirá conciliar mejor el sueño. Si en épocas de frío no es esto posible, procura airear tu dormitorio todos los días por la mañana un 10 minutos.

Mantén la temperatura del dormitorio entre 15 y 18 grados, un ambiente fresco favorece la circulación sanguínea hacia el cerebro favoreciendo la inducción del sueño, para controlarlo instala un termostato en tu cuarto y así siempres tendrás esa temperatura óptima.

Habitacion8

La humedad del aire en tu habitación debe estar entre el 50 y 70%. Si es menor, el aire se reseca y dificulta la respiración, así que deberás utilizar un humidificador, en cambio, si la humedad supera el 80%, se favorecerá la presencia de ácaros y bacterias que pueden causar problemas respiratorios y dermatológicos. Para conocer y controlar el grado de humedad puedes utilizar un higrómetro.

Por último, evita los aparatos eléctricos en tu dormitorio, aunque si esto no es posible intenta desconectarlos durante la noche. Como ves pequeños gestos que puedes convertir en rutinarios son suficientes para lograr que tu dormitorio sea un auténtico templo del descanso. Si te han gustado estos consejos en la web de Leroy Merlin encontrarás muchos de los elementos necesarios para ponerlos en práctica.

En Planes de otoño

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio
Inicio

Ver más artículos