Compartir
Publicidad

Claves para pintar tu casa (IV)

Claves para pintar tu casa (IV)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Ayer, en nuestro especial Claves para pintar la casa os hablaba de algunos factores que influyen a la hora de elegir el color de la pintura de una habitación, tales como techos, suelos, carpinterías o dimensiones, pero estos no son los únicos factores que influyen, otro de los más importantes es la funcionalidad que le vayamos a dar a esa estancia en concreto.

En las zonas donde hay mayor actividad, como los comedores, o donde se necesita mayor estimulación, como en las habitaciones infantiles, los colores cálidos son una buena elección, mientras en aquellas que dedicamos sobre todo al descanso la mejor opción es optar por colores fríos claros, que nos ayuden a relajarnos y no nos estimulen.

Dejando a un lado el color, otro campo importante que debemos tener en cuenta a la hora de pintar es la preparación de la pared, en la mayoría de los casos, antes de pintar necesitamos realizarle algunos cuidados previos, dejarla lisa, aplicando masilla y lijando.

En algunos casos, sobre todo cuando con anterioridad han habido colgados cuadros es necesario tapar agujeros, en otros tenemos que eliminar la humedad, y en otros aplicar algún material, sobre todo si son de madera para eliminar parásitos.

El momento de pintar es el perfecto para hacer todo este tipo de tratamientos, ya que después trabajaremos encima y podremos dejar la pared una vez más como nueva, mientras que si esperamos a terminar tendremos que trabajar "dos veces".

El tipo de pintura a elegir también es una clave importante, tenemos que pensar en las necesidades de cada estancia antes de elegirla, por ejemplo en una zona más húmeda como el baño o la cocina lo mejor es una pintura al aceite, que resista la humedad, en otros casos es necesario poner un tratamiento previo a la pared para que sea más resistente.

Los acabados de la pintura también son una clave a la hora de pintar nuestra habitación, ya que influye en el reflejo de la luz.

Un acabado brillante es más adecuado para paredes que reciban poca luz, y uno mate es mejor en las habitaciones donde hay luz directa. Los satinados van bien con cualquier habitación.

En Decoesfera | Claves para decorar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos