Compartir
Publicidad

Château Tertres, historia, tranquilidad y diseño en tu habitación

Château Tertres, historia, tranquilidad y diseño en tu habitación
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy en día resulta complicado encontrar hoteles con personalidad. Los estándares estéticos han devorado lo único y diferente en pos de agradar al mayor número de personas posible, aunque sin sorprender a ninguna de ellas. Algo que sí consigue el Château Tertres, donde pasé la noche tras un día disfrutando la gastronomía del Valle del Loira.

Por fuera, el hotel es una pequeña mansión o "castillo" típico de la campiña francesa, con ese neoclasicismo tan elegante. Situado en lo alto de una colina rodeada de árboles, ofrece una posición privilegiada para disfrutar del paisaje a la vez que resguarda del ruido, permitiendo al huésped relajarse mientras escucha el viento meciendo las hojas, el piar de los pájaros y algún que otro chaparrón esporádico golpeteando los cristales de la ventana.

Una vez en las habitaciones, sorprende que algunas de ellas estén decoradas de una forma más atrevida, aunque manteniendo una línea con mucho en común, lo que hace del Chateau Tertres un lugar que conjuga con gusto historia, tranquilidad y diseño.

Chateau Tertres - Habitación

Como decía, aunque en la decoración del la entrada, los salones y otros espacios comunes el estilo es bastante clásico, en algunas habitaciones hay un giro más actual, sin perder el espíritu del conjunto. Los muebles escogidos, los colores, e incluso la distribución, nos hacen percibir un espacio moderno aunque muchas piezas sean más bien clásicas, que es lo que une a las habitaciones entre sí y con el resto de espacios del hotel.

Me gustó la elegancia y serenidad que transmitía, a la par que era muy acogedora y llena de detalles que la enriquecían visualmente. Todo estaba muy cuidado y combinado con esmero: el papel pintado a rayas, el color de los muebles lacados en gris, el blanco de la cama, el precioso chaise longue y como no, las sillas Louis Ghost, que ayudaban mucho a potenciar ese aire de modernidad clásica.

Chateau Tertres - Baño

Aunque el baño quizás deslucía un poco comparado con la habitación, pues estaba decorado con demasiada austeridad, tenia algunos pequeños toques decorativos que resultaban interesantes. En la imagen se pueden ver los colgadores para la ropa y las toallas, que eran rostros tallados saliendo de la pared. Al principio asustan un poco, pero enseguida te das cuenta que le dan al baño la pequeña particularidad que necesitaba.

Además de estas pequeñas figuras, en la zona del inodoro había unas esculturas colgantes que también ayudaban a enfatizar lo que transmite la habitación: un lugar cariñoso y delicado, que te hace sentir como en casa y lamentar pasar solo una noche en el Château Tertres, donde las habitaciones son una cuidada mezcla entre historia, tranquilidad y diseño.

Os dejo una galería donde podéis recrearos con detenimiento en cada imagen de la habitación, desde todos los ángulos que pude fotografiarla, y alguna imagen de la salita y las vistas, que no tenían desperdicio.

Más información | Château Tertres En Decoesfera | Hemos visto... las habitaciones del Elipsos trenhotel

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos