Publicidad

Secando flores, del jardín al centro de mesa

Secando flores, del jardín al centro de mesa
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Ya es primavera y en este tiempo de tantos eventos y celebraciones, siempre hay alguien que manda flores. Esos ramos espectaculares que da muchisima pena ver que se mueren en una semana. Si os gusta conservarlos y queréis darle a vuestras casas un punto un poco romántico y campestre, podéis secar los ramos. Hay varias técnicas para hacerlo.

Lo primero que tenéis que tener claro es que al secarse, las flores se oscurecen. Eso puede quedar precioso o también os puede espantar y que os parezca de película de miedo, pero según y como combinéis después las flores secas al hacer el centro definitivo, pueden dar quedar estupendamente.

centro-rosas-mustio.jpg

Flores secas en ramos:

Es la técnica clásica. Tenía en casa un ramo de rosas rojas que ya empezaban a marchitarse, así que se el ramo entero y lo atamos bien fuerte para cuelgarlo boca abajo atadas a un gancho (si no tenéis gancho, una percha hará las veces y resolverá la papeleta) Es la técnica más lenta ya que hay que dejarlas durante unos días hasta observar que se han secado bien. Entonces rociaremos con laca de pelo para que las fije bien y no se deshagan. El sitio perfecto como secadero debe ser un lugar oscuro, seco y ventilado.

secando-rosas.jpg

Flores secas en horizontal:

Suele ser la forma perfecta para secar los cereales. Sobre papeles de periódicos viejos extendemos las plantas que queremos secar y los movemos un par de veces al día para que se aireen bien. Si queremos secar los musgos u otras plantas muy húmedas deberemos cambiar con frecuencia el papel secante.

Flores secas en el microondas:

Seguro que a quienes inventaron el microondas ni siquiera se les pasó por la imaginación este uso. Primero hay que limpiar bien las flores pasándolas bajo el grifo del agua. Se dejan secar en un papel de cocina, aunque antes de que se sequen del todo tienes que envolverlas en otro papel de cocina seco e introdúcelas sin que se aplasten en el microondas, poniéndolo a la temperatura más alta posible alrededor de 40 segundos. Esta técnica es perfecta para los capullos y las flores pequeñas.

micro-12.jpg

Flores secas en el horno:

La técnica es la misma que en el microondas, pero debes precalentar el horno cinco minutos antes y dejarlas durante 10 minutos a temperatura media. Esta técnica les va muy bien a las hortensias y rosas pequeñas de las que se utilizan para las diademas de las niñas de Primera Comunión o cortejo o para adornar sombreros etc.

Flores secas en glicerina:

Aviso a navegantes, que personalmente no he utilizado nunca esta técnica. Pero os la dejo tal cual me la explicaron por si alguno se anima. Algunas plantas como el laurel, haya, eucaliptus, mahonia, mimosa, viburno y el tejo, así como muchas hojas, ramas y bayas pueden preservarse en glicerina. El resultado es unas fantásticas hojas brillantes y flexibles que contrastan perfectamente con las texturas mate de la mayoría del material secado.

glicinia.jpg

Para comenzar, retira las hojas inferiores de los tallos y desecha las hojas feas o descoloridas. Seguidamente, prepara una solución con una parte de glicerina y dos partes de agua caliente, y sumerge los tallos en ella. Las plantas pueden tardar diez días en estar preparadas, hasta que estén más oscuras y un poco pegajosas. Es posible que necesites añadir un poco más de solución de glicerina si se absorbe toda antes de que las hojas estén completamente secas. Te darás cuenta que algunas hojas cambian de color.

Aunque soy más de plantas que de flor cortada, esta es una manera fantástica de conservar esos ramos que nos regalan y nos enamoran, secando flores, del jardín al interior de casa.

Imágenes | Maria SJB y foto de portada y secado glicerina Deal Diva
En Decoesfera | Hazlo tú mismo: un arreglo floral en cuatro pasos En Embelezzia | Díselo con flores. El arte de decorar la mesa

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios