Publicidad

Hazlo tú mismo: cama infantil con palés

Hazlo tú mismo: cama infantil con palés
3 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

De nuevo una de esas ideas decorativas con palés que tanto os gustan por lo visto. Los palés, como decíamos, son un material relativamente abundante en toda población mediana y normalmente son de acceso gratuito, así que nos pueden sacar de más de un apuro sin tener que invertir mucho más que nuestro tiempo y algunos materiales básicos. Hoy os traigo una cama infantil realizada con dos palés.

En esta ocasión es vital que los palés estén limpios y bien lijados en toda su extensión para que el peque que duerma en la cama no se clave ninguna astilla, y que además se monte bien toda la estructura porque seguro que estáis familiarizados con la tendencia a saltar en la cama de los peques más juguetones. En esta ocasión se han usado dos palés, que cortados han servido tanto para la parte inferior como hacer el cabecero, los pies de la cama y una barrera para que no se caiga el peque.

Una cama hecha con palés

Yo os diría que antes de poneros a juntar palés, midiérais los colchones infantiles que hay en el mercado y si es posible, que comprárais un somier donde apoyar el colchón para aseguraros de que es una cama cómoda y que la espalda del niño no va a sufrir. Con estas medidas, cortad los palés inferiores y laterales. En la cama del ejemplo, se han puesto palés dobles en todos los bordes para hacer la cama más cómoda, creando casi un “parque” en el que el niño se siente a salvo pero que tiene una salida fácil a los pies de la cama.

Para unir los palés se han empleado tornillos y arandelas, que fijan la estructura de manera duradera pero a su vez permiten desmontar la cama en un momento dado si es necesario. Para terminar, aquí se han puesto ruedas en las patas, lo que facilitará su transporte y la limpieza del cuarto. A mí esta cama me resulta muy atractiva, para una casa de verano o para una vivienda temporal, pero he de reconocer que la idea me parece un poco punk como solución permanente.

Una reinterpretación de esta cama podría ser pintando los palés (en blanco con dibujos infantiles, por ejemplo) o barnizándola en algún color que no sea al natural, como un tono más oscuro para darle apariencia más wengué. También podéis probar a ponerle unos vinilos decorativos que vayan acorde con el resto del cuarto.

Vía | A fin de mes
Más información | Dori Danelle
En Decoesfera | Especial recopilatorio: ideas decorativas con palés

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios