Compartir
Publicidad
Publicidad

Hemos visto... una silla tapizada con abalorios

Hemos visto... una silla tapizada con abalorios
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No pretendo que os muráis de envidia pero os diré que estos días he estado de viaje en Nueva York, aunque han sido más bien vacaciones, también he hecho algunas fotos de cosas relacionadas con la decoración que me han llamado la atención en tiendas, en la calle y también en algún museo y que os mostraré en los próximos días, hoy empiezo con una muy curiosa que me encontré en un mercado de calle en Harlem.

Siempre que voy de viaje suelo pasarme por algún mercado de segunda mano, uno de estos que se organizan en barrios donde la gente vende muebles usados que ya no necesita o no quiere utilizar, normalmente en ese tipo de mercados hay de todo, sillas, mesas, lámparas, espejos… Algunos en buen estado, otros no tanto, pero hasta ahora no recuerdo haber visto nunca una silla íntegramente tapizada con abalorios, esas pequeñas cuentas de colores que se utilizan normalmente para hacer pulseras.

silla abalorios detalle

Por si en la primera imagen no se apreciaba suficientemente bien, o por si hay algún descreído entre vosotros los lectores, os dejo esta otra foto del detalle de los pequeños abalorios para que lo veáis mejor, no voy a entrar a discutir si la silla es o no bonita, que yo creo que sí que lo es… Pero lo que es indiscutible es el mérito que tiene por el trabajo que implica tapizar de esa manera, con esas bolitas tan pequeñas, no me lo quiero ni imaginar…

Entiendo que tienen que estar ensartadas en hilo y que este hilo a su vez forme una especie de tejido o entramado, que después se coloca sobre el asiento y se va uniendo con paciencia, pero la cuestión es que viendo la silla de cerca el acabado era perfecto, no se notaba ni costuras, ni pegamento, ni hilos, nada… Casi parecía que los abalorios hubiesen nacido allí mismo, por no hablar de lo complicado de colocarlos formando los dibujos.

Además me ha recordado la opción de utilizarlos para forrar cosas en general, ya no digo una silla, que puede ser muy complicado, pero por qué no intentarlo con una caja o un cesto, con los colores de nuestra elección, puede quedar estupendo.

En Decoesfera | Asientos tapizados con mantas bolivianas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos