Compartir
Publicidad
Publicidad

Guía para una mesa de Navidad perfecta

Guía para una mesa de Navidad perfecta
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Dicen que Anfitrión, rey de Tebas, era famoso por sus espléndidos banquetes, seguro que ello incluiría también la espectacular decoración de las mesas porque de siempre la cocina y la decoración han estado íntimamente ligadas. Suponemos que ya tienes pensado y casi preparado un menú muy especial para estas fiestas, así que sólo te queda poner una mesa perfecta para que todos te recuerden, también a tí, como un buen anfitrión.

Una reflexión previa antes de comenzar. No debemos olvidar que, sea cual sea el estilo que hayas elegido, para que el conjunto sea armónico, todos los elementos, mantelería, vajilla, cubertería y cristalería, deben guardar relación entre sí. Nunca harán una buena combinación una vajilla de porcelana fina con un mantel de papel, o platos de barro con copas de fino cristal. Por lo tanto si tienes que hacer alguna compra piensa siempre en ello. Siempre es preferible una mesa más sencilla, pero homogénea. Nosotros, como la ocasión lo requiere, hemos pensado en sacar todos nuestros tesoros del armario y preparar una de gala.

colocación mesa

Comenzamos con:

    El mantel Antes, no sólo para resguardar la mesa sino para que la superficie sea más mullida, debes colocar un muletón protector. El mantel más clásico es blanco o en todo caso uno de un color muy suave. Los platos Los bajoplatos darán un toque muy elegante. A continuación un plato llano y sobre él uno hondo si se necesita para el menú. Los cubiertos Los tenedores van a la izquierda del plato. Los cuchillos y la cuchara en el derecho. No debemos olvidar la regla básica: se colocan en el orden inverso al uso. Es decir los primeros en ser utilizados en la parte exterior y luego sucesivamente el resto por riguroso orden de utilización. El orden de una comida va de lo más suave a lo más fuerte: sopa, pescado y carne. Así el tenedor de pescado, de tres púas, estará en la parte exterior de la izquierda, seguido del de carne, que tiene cuatro púas y es más grande. De esta forma también se colocarán el cuchillo de carne. con el filo hacia adentro, y la paleta de pescado, pero en el lado derecho. La cuchara los seguirá en la parte exterior. Los cubiertos de postre estarán en la parte superior, el tenedor con las púas mirando a la derecha y la cuchara a la izquierda. El pan El platito para el pan debe estar situado a la izquierda del conjunto de cada invitado. Las copas Se colocan ligeramente a la derecha. La más grande, la de agua, será la primera por la izquierda y a continuación las del vino en escala. Las jarras de cristal, para el vino y para el agua, pueden estar en la mesa pero las botellas no. Se colocarán aparte, en una mesita o carrito, cerca del anfitrión. La servilleta Siempre a la derecha, sin florituras, sencillamente doblada en dos o en triángulo. El centro de mesa Puede ser uno sólo o dos pequeños si la mesa es alargada pero siempre bajos, sin sobrepasar los 30cm para no obstaculizar la conversación. Si son flores naturales no deben ser aromáticas para no estropear el olor de la comida. Igualmente deben ser armónicos y a tono con el resto de la decoración. Las velas Y para rematar nuestra elegante mesa y crear una atmósfera mucho más sugestiva, dos candelabros. Pero sólo por la noche, para la cena, de día no resultan adecuados. Por supuesto las velas, también sin olor.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos