Compartir
Publicidad

El olor de tu casa también habla de ti

El olor de tu casa también habla de ti
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

A mí me gusta pensar en las casas como "experiencias multimedia". Me explico, porque dicho así suena muy etéreo: Estar en una casa es ver los muebles, cómo combinan y cómo interactúan entre ellos. Pero también es sentir el tacto de los tejidos, escuchar los ruidos y oler los aromas: el café por las mañanas, la comida a medio día... y el olor típico de tu hogar cuando entras. No siempre es posible tener una casa que no huela a nada o simplemente que huela bien. Y no tiene por qué gustarte el aroma de los ambientadores al uso, por lo que os propongo un par de truquillos que os servirán para que la primera impresión que se lleven de vuestro hogar los visitantes sea del todo positiva.

  • Lo primero de todo, es la importancia de ventilar la casa a diario. Ventilando se irán los malos olores y se renovará el aire que hay en el interior de las habitaciones, cosa fundamental cuando hay un miembro de la familia que está enfermo o cuando se ha cocinado algo que huela fuerte.

  • Busca un buen ambientador que no enmascare los olores sino que los sustituya. No hay nada más desagradable que el olor a, por ejemplo, pies, mezclado con el olor a ambientador de limón. Prueba varias opciones y quédate con la que más se adapte a tus necesidades. No todas las casas necesitan un cambio drástico de olor, tenlo en cuenta.

  • Utiliza popurrí. Es decorativo, huele bien y además es bonito a la vista, cosa que no sucede con todos los ambientadores.

  • No dudes en usar velas perfumadas, pero recuerda que tienes que mantenerlas vigiladas para que no se produzcan accidentes no deseados.

  • Es primavera, aprovéchate de las flores para dar a tu casa el mejor olor... Y por supuesto, mejor si están en una maceta que si las cortas: el olor durará más y el efecto visual es precioso.

  • No abuses de los inciensos ni de los aceites para quemar. Su olor es más fuerte que el de las opciones que os he puesto más arriba y a veces puede ser demasiado pegajoso y llegar a marear a cierto tipo de personas. Yo los utilizaría sólo en ocasiones especiales.

  • Limpia las cortinas, alfombras y fundas con regularidad. Ten en cuenta que las cortinas recogen muchos microorganismos que pueblan la casa y que las alfombras pueden albergar suciedad que no se ve. No hace falta recordar que si tienes mascota, el cuidado tiene que ser el doble o el triple.

  • ¡Y no se te olvide sacar la basura a diario!

Imagen vía | JupiterImages

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos