Compartir
Publicidad

El poder de la vajilla blanca

El poder de la vajilla blanca
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estas fiestas hemos tenido la oportunidad o la obligación de sacar a pasear nuestras vajillas en algunas de las celebraciones familiares, y quizá en algunos casos hayan sido objeto de reflexión: falta de piezas, necesidad de renovación, satisfacción total…

Yo este año he dejado la vajilla delicada descansando en el baúl y he puesto la mesa con un conjunto de platos y cuencos de la más variada procedencia, pero todos tenían un denominador común: porcelana blanca.

Durante los últimos meses estuve buscando la manera de tener a mano una vajilla barata, duradera y resistente, ya que a la hora de invitar tenía dos opciones: la vajilla de diario o el lujoso y delicado conjunto con filo dorado que me acompaña desde hace muchos años. Quería algo intermedio, ni cotidiano ni suntuoso y sobre todo, económico.

Revisé algunas piezas que ya tenía, todas en porcelana blanca, y vi que entre ellas empastaban bien, así que me lancé a buscar platos y complementos que me permitieran ofrecer una mesa coordinada por la que no pasaran las modas. Ya conocéis mi vocación de chamarilera, me encanta mezclar y husmear, así que me puse manos a la obra en la búsqueda de loza blanca.

Bajoplato, plato, llano y cuenco

Al final, conseguí reunir el conjunto que veis en la imagen, formado por platos, cuencos y otros elementos de Ikea de distintos modelos, cuadrados, redondos y hondos, algunos proceden directamente de la sección de oportunidades, otros forman parte de las colecciones 365+ y Syntes.

Algunas piezas han venido de A Loja do Gato Preto, promociones de Lidl, y otras están compradas en establecimientos especializados, como las cucharillas de aperitivo, el juego de café y los platillos de tapas. No faltan incluso unas cazuelitas que venían de regalo en los envases de unos conocidos productos del norte.

Juego de café

Este es el poder de la vajilla blanca: puedes crear un conjunto a tu gusto buscando aquí y allá. La única condición es que los elementos sean de diseño neutro, sin caer en barroquismos, para que hagan un buen conjunto, así como escoger una calidad de loza similar.

Todavía me faltan algunos elementos: en cuanto empiecen las rebajas saldré disparada a buscar una sopera blanca como la luna, estoy segura de que en algún estante hay una oronda sopera, sola y triste esperando a que le de cobijo y calor…

En Decoesfera | Vajillas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio