Siete ideas (en clave ahorradora) para convertir cualquier rincón en un espacio extra de almacenaje

Siete ideas (en clave ahorradora) para convertir cualquier rincón en un espacio extra de almacenaje
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Cuando nos preguntan qué añadiríamos a nuestro hogar, una respuesta de lo más común es “almacenaje”. Y no siempre se trata de adquirir armarios más grandes, de hacer un gran desembolso o de cambiar de casa para tener más espacio donde guardar nuestras cosas; muchas veces, la clave está en optimizar la superficie de la que disponemos con soluciones asequibles.

Donde otros ven vacío, podemos encontrar nuevos rincones para nuestra ropa, libros o productos de belleza. Bastará con mirar nuestra vivienda con otros ojos, un punto de vista curioso y resolutivo, y apoyarnos en las soluciones de IKEA, que ha hecho del orden en casa y el almacenaje en zonas inesperadas (y, al tiempo, mirando por nuestro bolsillo) toda una seña de identidad.

¿En busca de inspiración para añadir ese espacio extra a tu casa? Aquí van siete ideas.

Un hueco sin utilizar, un lugar para pequeños objetos

Ikea 8 1

Entre una mesa y una cómoda, entre un mueble y la pared, entre dos cajoneras… En un hogar suele haber muchos espacios libres considerados inútiles que podemos convertir en nuevos puntos de almacenaje para pequeños objetos con un carrito como el de la serie VESKEN (9€) de IKEA.

Para los objetos de uso diario en el baño, para especias y utensilios en la cocina, para botes de lápices y material de oficina en el escritorio… Su uso es variado y sus posibilidades, dado el poco volumen que ocupa, tienden al infinito.

Sí rotundo a los bolsillos

Cuando pensamos en “espacio extra de almacenaje”, pensamos en estanterías, cajones, muebles… ¿Y si ese extra viniese en forma de textil? El organizador de mandos a distancia FLÖRT (8€) se coloca en el brazo del sofá y sirve, además, como revistero.

Ikea 4 1

Esta solución se puede llevar también al dormitorio: el almacenaje con bolsillos MÖJLIGHET (6€) está pensado para convertir los laterales de la cama en ese rincón inesperado donde guardar complementos, libros o cargadores.

Una biblioteca sobre las ventanas

En aquellas estancias en las que las ventanas no se sitúen a ras de techo, podemos aprovechar el hueco sobre ellas para ubicar nuestra biblioteca. Será una manera original de enmarcar las ventanas y de guardar los libros: con unas baldas o estantes que se adapten al espacio y un taburete como el modelo BEKVÄM (12€) para acceder fácilmente a ellos será suficiente.

Ikea 3

El potencial de las esquinas

Son unas de las grandes olvidadas de la casa, pero las esquinas ofrecen multitud de opciones de almacenaje. Del baño al recibidor o el balcón, podemos encontrar en ellas ese rincón donde guardar juguetes de los niños o accesorios de cuidado personal.

Ikea 9

La estantería de bambú RÅGRUND (30€) es perfecta para usar en el baño, ya que se trata de un material muy resistente, mientras que el modelo VESKEN (8€) consigue que los botes de champús y cremas no se caigan, gracias a su profundidad. ¿En busca de un diseño más sofisticado? La estantería RÖNNSKÄR (45€), de acero y vidrio, se puede colocar en el vestíbulo o el dormitorio.

Si lo que buscas es ampliar el almacenaje dentro de la ducha, la estantería de acero inoxidable BROGRUND (15€) cumple esa función e incorpora ganchos para colgar las esponjas o guantes de ducha.

Hacia el techo

Ikea 2

En las casas de techos altos, se puede tender a infrautilizar el espacio vertical, que se puede convertir en una zona de almacenaje de lo más útil. Con las barras de cortina RÄCKA (3€) y un poco de paciencia se puede dar forma a este “armario flotante” de lo más económico.

En un trastero o garaje, se pueden anclar las barras para ropa MULIG (6€) a la pared, de tal modo que sirvan para guardar en fundas las prendas que menos se usan o que se emplean únicamente en ciertos momentos del año.

Ikea 6

No hace falta vivir en un hogar con altos techos para elevar el almacenaje. Podemos hacerlo aprovechando la parte superior de los armarios para guardar zapatos en las cajas SKUBB (8€/4 unidades), que permiten que el aire circule y, al ser semitransparentes, nos dejan ver qué hay en el interior.

Otra opción es utilizar el espacio sobre la puerta del baño para colocar en paralelo un par de baldas de acero inoxidable, como el modelo KUNGSFORS (20€), para guardar las toallas que no se usan a diario.

Objetos de doble uso

Ikea 7

A veces, son los propios objetos los que nos ofrecen ese extra de almacenaje que buscamos. Es el caso del reposapiés con almacenaje BOSNÄS (20€) y del modelo VIMLE (200€) o también del diseño GAMLEHULT (79€), en cuyo interior se pueden dejar mantas, revistas o el portátil.

Si hablamos de soluciones inesperadas de almacenaje, hablamos también de ingenio. Y una idea tan sorprendente como útil puede ser utilizar las fundas de cojín como espacio donde guardar ropa de uso puntual o de otra temporada, como bufandas, jerséis gruesos que no se arruguen o toallas de playa en invierno.

Ikea 5

Espacios complicados, soluciones inteligentes

Hay zonas de un hogar que son, por definición, complejas de amueblar o a las que cuesta dar una utilidad. Puede ocurrir con el hueco de una escalera, que podemos transformar en una zona de lectura o en un área con estanterías donde dejar libros de consulta puntual, perfumes o zapatos.

Los pasillos, muchas veces, también son grandes olvidados de un hogar, pero podemos darles vida (y encontrar en ellos otro rincón donde almacenar) con los módulos EKET (15€), perfectos para objetos decorativos, discos, fotos o recuerdos de viajes.

Ikea 10

Además, hay accesorios como los percheros de pared que multiplican sin apenas esfuerzo y con una inversión muy reducida las zonas en las que dejar objetos de uso constante (más allá de la ropa). Para los collares y pulseras, para los chupetes del bebé, para los cascos de la bici, para las bolsas de la compra, para los sombreros de verano…

Versatilidad y la posibilidad de que cada objeto se adapte a nuestras necesidades según cambie nuestra vida, la clave de un almacenaje (económico) que crezca con nosotros.

Inicio