Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Que no te cuenten historias para no aspirar

Que no te cuenten historias para no aspirar
Guardar
3 Comentarios
Publicidad

Cuando nos decidimos a comprar una aspiradora, al igual que en la adquisición de cualquier otro producto, solemos informarnos antes o, en su defecto, dejarnos aconsejar por un experto. Aún así, muchos de nosotros seguro que hemos padecido alguna experiencia negativa, que habríamos evitado con un buen asesoramiento y con un servicio técnico a la altura de las circunstancias.

Voy a contaros tres historias reales de incidencias en la compra de aspiradores, cuyas marcas voy a omitir, porque lo que nos interesa son las historias en sí y cómo podrían haber tenido un final feliz.

Esta aspiradora pierde agua

Una señora mayor ha decidido “jubilar” su vieja aspiradora de bolsa. Ayer vio en su buzón un folleto que anunciaba una aspiradora económica que no usaba bolsa y decidió comprarla, ya que cada vez le resulta más difícil encontrar repuestos para su aspirador descatalogado. Cuando llega al establecimiento, no tiene ninguna dificultad para encontrarla y se la lleva a su casa. Al cabo de dos días regresa al establecimiento y en información suelta muy enfadada: “Tengo todo el parquet de casa mojado porque esta aspiradora pierde agua”. La señora había deducido por su cuenta que el depósito para recoger la suciedad, era un depósito de agua; en definitiva, estaba convencida que había comprado un aspirador de agua. Al haber hecho un mal uso del producto, la solución que le ofrece el establecimiento es la reparación a cargo del cliente.

Dyson proporciona a sus clientes información sobre el manejo y los usos de sus diferentes modelos. Incluso puedes consultar con un experto a través de su web y si tienes dudas sobre qué modelo encaja mejor en tu hogar, Dyson te asesora sin compromiso.

Un mes para reparar mi aspiradora

Un señor se dirige a atención al cliente en un establecimiento porque su aspiradora no “enciende”. Como aún está en garantía, el establecimiento le recoge la máquina y se compromete a enviarlo al Servicio Técnico de la marca para su reparación y a notificarle cuando esté reparada. Pasan los días y el señor no recibe noticias del establecimiento así que vuelve y solicita información. La aspiradora continúa en el Servicio Técnico. Un mes después el hombre recibe un aviso de que ya está reparada.

Obviamente esta aspiradora no era Dyson, ya que Dyson se compromete a reparar sus aspiradoras en un plazo máximo de tres días desde la recepción de la misma. Además ofrece una garantía de 5 años, tanto en piezas como en mano de obra, para todos sus modelos de trineo Dyson Ball.

Fabricante fantasma

Una chica quiere comprar un aspirador que tiene ya fichado, pero tiene dudas porque no conoce la marca. Pregunta al vendedor y este le explica que es como si fuera una marca blanca del establecimiento y que goza de la misma garantía que la mayoría de las otras marcas, es decir, los dos años establecidos como obligatorios por la ley.

A los tres años de uso, su aspiradora deja de funcionar. Se dirige al establecimiento y la vendedora que le atiende ni siquiera conoce ese modelo. La chica tiene que enseñarle el ticket para demostrarle que lo compró en esa tienda y la vendedora desconcertada, decide consultar a un superior. Vuelve y la respuesta que le da a la clienta es la siguiente: “Esta marca no dispone de servicio técnico por lo que es imposible su reparación y como está fuera de garantía, tampoco cabe la posibilidad de sustitución”. Os podéis imaginar la cara de la clienta.

Dyson te proporciona cobertura técnica también aunque se haya vencido la garantía. En tres días, a partir de la aceptación de presupuesto, tendrás el aspirador reparado en tu casa.

Además también desde su web puedes adquirir todos los repuestos o accesorios extras que necesites. Para cualquier duda, consulta o pedido tienes un teléfono a tu disposición que será atendido en horario comercial.

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Inicio

Ver más artículos