Publicidad

Arquitectura para el hombre; esta planta de conversión de residuos en Copenhague incluye en su cubierta la pista de ski artificial más alta de Dinamarca

Arquitectura para el hombre; esta planta de conversión de residuos en Copenhague incluye en su cubierta la pista de ski artificial más alta de Dinamarca
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Copenhill es el nombre de una planta de conversión de residuos en Copenhague, diseñada con la intención de que forme parte activo del urbanismo de la ciudad. Para eso, la cubierta y los exteriores de la planta se han aprovechado para crear la pista de ski artifcial más alta de Dinamarca (86 metros de altura) y un entorno para disfrutar de actividades como el senderismo y escalada.

Imágenes  792520-copenhill_tn900

Este innovador proyecto que pone la arquitectura industrial al servicio de la comunidad es un diseño del estudio BIG-Bjarke Ingels Group y asociados (SLA, AKT, Lüchinger + Meyer, MOE y Rambøll).

CopenHill cuenta con 41.000 m2 en el que conviven la planta de residuos y un centro de ocio y esparcimiento urbano lo que convierte esta infraestructura en un hito arquitectónico.

Además de la llamativa conversión de la cubierta y de su fachada escalable, el proyecto ha consistido en transformar por completo la antigua fábrica de residuos cuyas instalaciones tenían más de cincuenta años, para incorporar  las últimas tecnologías en tratamiento de residuos lo que ahora permite una transformación de residuos y una producción de energía eléctrica no contaminante.

Hacer que la planta sea escalable y skiable da visibilidad a esta energía limpia que emite la planta, además de aportar un espacio lúdico a la ciudad.

El tamaño y la forma de la central eléctrica vienen determinados por el posicionamiento y la organización de su maquinaria. Esta posición crea un techo inclinado de 9.000 m2  que se ha aprovechado para hacer la superficie skiable.

En la parte más alta de la pista, los esquiadores más expertos podrán deslizarse por una pista artificial con la misma longitud que media tubería olímpica (nivel negro), a medida que se desciende, la dificultad de la pista pasa de roja y a azul,  mientras que los principiantes y los niños tienen su espacio en las pistas más bajas (nivel verde).

Los esquiadores ascender a los distintos niveles de la pista a través de elevadores de vidrio desde los que se podrá ver la impresionante maquinaria de la planta a pleno rendimiento. Se cambian las vistas de las montañas por el -también impresionante-, paisaje industrial de una gran fábrica.

Unnamed 56
Unnamed 55

Mientras, los no esquiadores tendrán a su disposición una pared de escalada en una parte de la fachada. Otra experiencia apta para todos será disfrutar de las vistas que ofrece la azotea en la parte superior, porque subir a la cima de CopenHill será como ascender a una montaña en la, muy plana, Dinamarca.

Unnamed 59

Para ascender y descender a lo alto se podrá usar la ruta de 490 metros con árboles y senderos que se adentran en  un terreno exuberante y montañoso diseñado por Danish Landscape Architects SLA.

Unnamed 54
Unnamed 57
Unnamed 51

El mismo estudio ha diseñado el gran techo verde de 10.000 m2 que desafia el microclima del parque elevado a 85 metros de altura y en el que se  reconstruido un paisaje biodiverso preparado para absorber el calor y limpiar el aire y agua de la lluvia.

Todo pensado y preparado para el disfrute del habitante de la ciudad a la vez que un paso más hacia el objetivo de convertir Copenhague, en la primera ciudad con una emisión neutral de carbono del mundo.

Información vía BIG e imágenes de Laurian Ghinitoiu

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir