Compartir
Publicidad

Hazlo tú mismo: alfombra exterior, alfombra interior

Hazlo tú mismo: alfombra exterior, alfombra interior
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Convendréis conmigo en que un buen felpudo no sólo es decorativo sino que resulta un alíado imprescindible de la limpieza, especialmente en las casas con jardín. A veces incluso se agradece que sean dos, como en este caso, una creación de Benita de Chez Larsson que me he encontrado esta mañana en Re-nest y que me parece una excelente idea tanto por su practicidad como por su plasticidad, al unir visualmente el interior con el exterior en un círculo completo.

El único inconveniente que le veo es que resulta imprescindible que la puerta bata hacia afuera, como vemos en la imagen, de lo contrario tropezaría y no se podría abrir. Para solventar este problema, en caso de que la puerta bata hacia dentro como en la mayoría de las casas españolas, podríamos empotrar el felpudo en un cajeado hecho en el suelo, claro que eso son palabras mayores porque requeriría obra de albañilería.

Si tu puerta es como la de la foto y quieres copiar el invento te resultará bastante fácil ponerlo en práctica. Tan sólo tienes que dibujar el círculo por el revés de un felpudo de la medida adecuada, recortarlo con un cutter y luego dividirlo en dos. En el blog de Chez Larsson encontrarás las instrucciones detalladas.

Vía | Re-nest Más información | Chez Larsson En Decoesfera | Felpudos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos